ENTREVISTA

El autor responde a las preguntas de nuestras lectoras y nos dice cómo tener un amor sano y funcional.

POR CYNTHIA LEPPÄNIEMI

2023-09-01T07:00:00.0000000Z

2023-09-01T07:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281642489717899

VANIDADES

Walter Riso nos contó sobre su nuevo libro y respondió las dudas de amor de nuestras suscriptoras. La revista Vanidades es un clásico desde mi juventud”, nos dice Walter al iniciar la conversación. Nos reúne el lanzamiento de su nuevo libro, uno que, como él afirma, ha sido de los más fuertes que ha escrito. “No había publicado sobre el tema. En nuestra cultura, a la gente no le gusta hacerse estas preguntas, pero tienes que hacértelas para saber si estás en una relación de pareja regular, si lo puedes hacer mejor o si debes empacar e irte”, nos dice. De tanto amarte, me olvidé de mí, es un libro lleno de preguntas y exige honestidad al lector (si quieres que te dé resultados). “Cuestionarte si estás con la persona indicada duele, asusta. Pero si quieres saberlo, te tienes que hacer estas preguntas: primero, responde si te quieren. No confundas ‘me trata bien’ o ‘es un buen hombre’ con el hecho de que te quiera. A mis pacientes les da miedo la soledad, el abandono, la pérdida, y piensan que si dejan a su pareja, nadie más los va a querer. El miedo corrompe, porque te hace negociar con tus principios y valores, esos no son negociables”, afirma Riso. Walter tiene 72 años y luce como de 60, y asegura que su buen cutis se lo debe, entre otras cosas, a la buena relación que tiene con “su señora”, como él la llama. Pero, afirma en su libro, “necesito quererme para quererte”, y explica que si somos como una media naranja podrida, terminaremos pudriendo a la otra mitad. Hay que estar feliz con uno mismo antes de esperar tener una media naranja que nos haga feliz. EMPECEMOS POR EL FINAL En las últimas páginas de su libro, Walter comparte qué hacen las parejas que funcionan bien. “Después, pregúntate si tu autorrealización, tu vocación esencial, la puedes llevar a cabo o si esa relación es un obstáculo para ello. Por ejemplo, si te gusta la música y a tu pareja no, y entonces estudias Administración de empresas para darle gusto, eso está mal, no te estás autorrealizando. Finalmente, pregúntate si sientes entusiasmo por lo que haces. Tus valores, tus principios, orientan tu conducta, y no son negociables. ¿Los estás traicionando por llevar esa relación?”. Walter afirma que cuando estas tres condiciones no se dan hay que preguntarse si se puede pedir ayuda profesional para “salvar” esa relación, y descubrir si vale la pena hacerlo, o si ya se pasaron los límites del amor y es momento de retirarse. Rosa Sabina ¿Por qué es difícil tomar decisiones sin arrepentirse? WR No es difícil, cuando tomas una decisión con los huesos, hasta con la última célula de tu cuerpo, no te arrepientes. Tienes que ser íntegro, pensar, sentir y actuar para el mismo lado. Busca lo mejor para tu vida. Gabriela Jiménez ¿Por qué damos y damos, y sentimos que no es suficiente? WR Si das y das, y no tienes retribución, esa es una relación desequilibrada, no esperes mucho. La gente espera cinco años, pero a los seis meses de ver esto ya hay que sentarse a hablar. No tengas temor de hablar con tu pareja y decirle que no te sientes satisfecha. A veces no hablan porque tienen miedo de que la otra persona diga ‘me voy’, pero eso es venderse al mejor postor. Annie Cervantes ¿Por qué se pierde la magia en una relación? WR Cuando llevan mucho tiempo, el peor de los males es la rutina, que se pierda la sorpresa. Esas parejas que dicen “somos tal para cual” para mí son sospechosas, porque significa que hasta pueden adivinar el chiste que el otro les va a contar, ¡qué horror! ¿Dónde queda el asombro? El asombro es el descubrimiento del otro. Pero esto se puede resolver. En mi libro menciono algunas cosas que hacen las parejas que funcionan bien, como el humor o los desacuerdos amistosos, pero cada una inventa el amor, cada pareja lo construye todos los días. Las que se resignan se vuelven perezosas, dejan de inventar el amor, porque creen que éste tiene una inercia propia y no es así. El amor implica tomar las riendas. De eso se trata este libro. Claudia Becerra ¿Hay que dejar una relación de muchos años, si todo está estancado y ya no admiras al otro? WR Pregúntate, ¿a quién amas, a la pareja que tienes ahora o al fantasma del pasado, al hombre que fue? Aristóteles decía que “amar es alegrarse” y para Spinoza, el amor es la alegría de que tú existes. Es decir, amar es alegrarse de que existe el otro. Y no querer cambiarlo. ¿Qué sí les gusta hacer juntos? Retómenlo. Y tú, ¿qué estás haciendo para revivir ese amor? Hay cosas que se pueden negociar, pero si no coinciden en su visión del mundo, ¿qué haces ahí? Implica hacer una revisión a fondo, ser totalmente honesto con uno mismo y hacer un realismo feroz, ver las cosas como son. Mariana Alonso ¿Y si ya no hay deseo sexual? WR El deseo no tiene que ser una champaña, eso es para las aventuras. Una relación de pareja no necesita la locura. Una buena pareja maneja un vino añejado en roble, que se toma de vez en cuando y se saborea. Es otra manera del deseo, no es tener sexo tres veces por semana, no, a lo mejor es cada 15 días, pero es profundo, honesto, abierto, hay fantasía compartida, locura, risa, diversión, hay juego. Salimos a comer y ella va sin ropa interior, y yo me disfrazo de Batman, esos juegos… si no hay fantasías compartidas no hay deseo. Es un mito que tengamos que estar siempre deseándonos los unos a los otros. La pareja es tu postre preferido, pero si te doy el tiramisú que te encanta tres veces al día, no lo vas a querer después. LP ¿Y si es buen padre, debo dejarlo? WR No se trata de que sea buen papá, ¿a ti qué carajos te importa? Los hijos manejan mejor una buena separación que un mal matrimonio, y un mal matrimonio no es sólo que te peguen o te griten, el peor es aquel donde hay indiferencia: ya no se abrazan, no se dicen ‘te quiero’ y eso lo ven los niños, y les estás dando el modelo de un alejamiento afectivo como relación, es preferible una separación inteligente. Sin duda, el libro de Walter Riso exige honestidad absoluta. “Hay que leerlo sin anestesia. Las preguntas iniciales son muy poderosas. Hay una que me encanta: ‘Si esta soy yo, y pongo todas mis debilidades sobre la mesa, me desnudo, ¿qué hace el otro?’. Sabrás que eres amada cuando muestras todo como eres y el otro no lo toma como parte de su fortaleza. Es una de las pruebas que hay que hacer”.

es-mx