Las joyas de María Luisa

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282862259940913

VANIDADES

En el Museo del Louvre no sólo hay pinturas y esculturas maravillosas, sino también muchas reliquias de los reyes y reinas de Francia, y una de ellas es un parure de collar y aretes que el emperador Napoleón I regaló a su segunda esposa, la archiduquesa María Luisa de Austria, en ocasión de su matrimonio en 1810. El collar tiene 32 enormes esmeraldas, 874 brillantes y 264 diamantes estilo “rosa”, y los aretes colgantes son también preciosos, siendo parte de un gran regalo que incluía una tiara y una peineta para el cabello. Después de aquellos años, estas joyas han viajado considerablemente y pasado por muchas manos, ya que cuando María Luisa abandonó Francia en 1814, al caer el imperio de su marido, se las llevó –aunque eran consideradas patrimonio de Francia–, y después de muchas vueltas y curiosas anécdotas, fueron devueltas a Francia y comenzaron a ser exhibidas en el Louvre en 2004. Antes de su muerte, María Luisa decidió dejárselas a su primo, el gran duque Leopoldo II de Toscana, cuyos descendientes las vendieron en 1953 a la joyería Van Cleef & Arpels, que a su vez las vendió a una millonaria americana, quien finalmente las donó al Museo Smithsonian en 1966. En 2004, el Louvre las recuperó gracias a la Asociación Amigos del Louvre, pero sólo el collar y los aretes estaban en su estado original; la tiara nunca apareció y la peineta había sido desmontada para vender las piedras individualmente.

es-mx