Mi Ciudad

POR Marissa Espinosa FOTOGRAFÍAS DE Erick Pinedo

2022-12-12T08:00:00.0000000Z

2022-12-12T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281526525082923

CONTENIDO

Jackson, Wyoming, EUA Más que una base para practicar esquí en Wyoming, esta ciudad con un carácter multicultural también es un sitio de aventura, naturaleza, historia y gastronomía. Situada en el valle de Jackson Hole, bajo las enormes montañas de la cordillera Teton, parece que Jackson se mantiene intacto al tiempo. Con más de 200 años de historia, este pueblo fue clave para explorar el inhóspito norte del Viejo Oeste durante el siglo xix, cuando los colonizadores luchaban por sobrevivir en un territorio con clima gélido habitado por comunidades nativas. Sin embargo, su aire vaquero y los guiños a las culturas que alguna vez ocuparon la zona recuerdan que este siempre ha sido el hogar de distintas tradiciones, con años de historia grabados en cada edificio y acera de madera, e incluso en las pendientes de la montaña que da nombre al Parque Nacional Grand Teton. “Cuando me mudé aquí, de adolescente, no era muy feliz”, dice Laura Krusheski, nuestra guía en un safari de avistamiento silvestre. Proveniente de la urbana Nueva Jersey, en Wyoming pronto se enamoró de la naturaleza local para luego estudiar biología y fotografía, conocimientos que hoy utiliza en los distintos recorridos que ofrece la empresa Jackson Hole Eco Tour Adventures. “Ahora me doy cuenta de lo afortunada que soy. Aunque me ausenté algunos años para estudiar, la naturaleza me hizo regresar”, relata mientras nos adentramos en el National Elk Refuge, un santuario para una de las manadas más grandes de wapitíes (cerca de 7 500) que migra cada invierno desde Yellowstone. Junto con lobos y bisontes, los wapitíes fueron llevados al borde de la extinción hasta inicios del siglo pasado, cuando comenzó un despertar ambientalista y, entre otras medidas, se fundó el refugio. Hoy día, gracias a los esfuerzos de conservación, es posible avistar manadas que prosperan en el valle. Sin embargo, este esfuerzo podría ser también el fin de los cérvidos. “Si una de las hembras se contagia de brucelosis sería una crisis, ya que se contaminaría la manada y tendríamos que sacrificarlos. Es una enfermedad que llegó por la actividad ganadera –comenta la conductora del trineo tirado a caballo que nos lleva cerca de los animales en el refugio–. Además, están acostumbrados a llegar cada invierno porque saben que habrá alimento, el cual es suministrado en gran parte por los humanos, así que su comportamiento ya está afectado por el hombre”. Jackson es reflexión y aprendizaje constante en una espaciosa aula verde. VER Y HACER CAMINATA CON RAQUETAS DE NIEVE: la naturaleza es uno de los atractivos del valle durante todo el año, pero la magia de visitarla en invierno, cuando una suave y densa capa de nieve delata las huellas de los animales, no tiene comparación. Las caminatas con raquetas son perfectas para conocer el Parque Nacional de Grand Teton, ya que permiten transitar por senderos y lagos congelados como el Emma Matilda, mientras descubres zorros, aves y hasta huellas de lobo. Las excursiones suelen ser de un día y empresas como Jackson Hole Eco Tour Adventures se encargan del transporte, el equipo y los aperitivos para recargar fuerzas (jhecotouradventures.com). TRINEO EN EL NATIONAL ELK REFUGE: los wapitíes hacen de este refugio su casa de invierno a partir de noviembre. El sitio se fundó en 1912, luego de que la población de cérvidos se redujo 90% debido a la cacería indiscriminada que sufrieron por más de un siglo. Hoy la manada prospera en un terreno de más de 10000 hectáreas y se puede visitar en trineo durante una excursión que explica historia, cifras y esfuerzos de conservación (nersleighrides.com). ESQUIAR EN GRAND TETON: la actividad por excelencia en el valle de Jackson. El resort cuenta con 116 pistas (50 % para expertos) y 11 telesillas, así como la posibilidad de hacer cima con ayuda del teleférico y conocer los alrededores en una de las dos góndolas ( jacksonholewy.com). NATIONAL MUSEUM OF WILDLIFE ART: aquí se pueden observar las consecuencias de la última glaciación, hace 34 millones de años, cuando los bosques solían ser el hielo que se encargó de tallar las montañas. Mediante el realismo tradicional y contemporáneo, este museo también refleja el cambio que la naturaleza ha experimentado con la intervención humana desde el siglo xix hasta la actualidad. Cuenta con 14 galerías, biblioteca, aula para niños, sendero de esculturas y restaurante (wildlifeart.org). JACKSON HOLE HISTORICAL MUSEUM: fundado en 1958 por el coleccionista y aficionado a la historia del oeste Slim Lawrence, junto con el empresario local Homer Richards, el museo cuenta con una colección de objetos de los últimos 11 000 años en el valle. También guarda arqueología nativa, productos del comercio de pieles y de la exploración del siglo xix ( jacksonholehistory.org). JACKSON TOWN SQUARE: su nombre oficial es Parque Memorial George Washington, un sitio perfecto para aprovechar el tiempo libre y tomar fotos en cualquiera de sus cuatro esquinas ataviadas con arcos formados con las astas que los wapitíes mudan en el verano. Además, hay una pequeña pista de hielo para patinar y bancas para disfrutar el Viejo Oeste. MILLION DOLLAR COWBOY: el ambiente vaquero se respira desde que ingresas a este bar: música en vivo, asientos de montura de caballo, una larga barra de madera y lámparas con la silueta de antiguos exploradores. Pide una cerveza local, como las de Snake Brewing Co., o confía en la recomendación del cantinero; ninguna te decepcionará. COMPRA JACKSON TRADING COMPANY: ¿perdiste tus guantes de esquí? Aquí encontrarás unos a precio razonable; lo mismo para cualquier capa de ropa que necesites. Los suvenires están por doquier: desde bisutería con forma de oso y otros animales hasta los típicos llaveros, tazas y playeras (facebook.com/ JacksonTradingCompany). GASLIGHT ALLEY: con una colección de tiendas operadas por lugareños, este es el mejor lugar para comprar un recuerdo único. Desde sombreros y joyas de lujo o con aires nativos hasta librerías, galerías y cafeterías, es poco probable que salgas de aquí con las manos vacías (N 125 Cache St.). WILCOX GALLERY II: ubicada frente a la esquina nororiental del Parque Memorial George Washington, esta galería es fácil de reconocer por las estatuas de alces y nativos en su entrada. Al interior, pinturas y esculturas de más de 200 artistas plasman el western local. Además, es una gran alternativa a su galería hermana homónima, a tres kilómetros del pueblo (wilcoxgallery.com). COME DESAYUNO: en Jackson, un buen café para empezar el día es indispensable. Cowboy Coffee Co. ofrece distintas especialidades con desayunos listos para llevar, mientras que The Bunnery Bakery & Restaurant tiene una carta con pastelería casera en un ambiente acogedor. Sin embargo, si estás camino a explorar el refugio de wapitíes y el Parque Nacional, Creekside Market and Deli ofrece sándwiches para mantenerte con energía (cowboycoffee.com; bunnery.com; creeksidejacksonhole.com). COMIDA: con una etiqueta casual y relajada, la oferta gastronómica de Jackson tiene mucho que presumir: desde pizza hasta cocina de autor. En la Cafetería de Genevieve (dentro de una cabaña histórica), un platillo que no te debes perder es la carne de bisonte o wapití con una cerveza local. Liberty Burger es famoso por sus hamburguesas, mientras que Roadhouse Pub & Eatery ofrece nueve cervezas de barril hechas in situ (genevievejh.com; bcrg.co; roadhousebrewery.com). CENA: Trío, An American Bistro es una buena alternativa para probar la pesca del día, pastas con embutido de cordero o un ribeye de bisonte. A veces la cena se debe adelantar, sobre todo después de esquiar: Teton Thai Teton Village tiene una fusión de sabores asiáticos con tazones de ramen para reconfortar el cuerpo, mientras que Mangy Moose Steakhouse and Saloon cuenta con un ambiente relajado en un interior similar a una cabaña con música en vivo (bistrotrio. com; tetonthaivillage.com; mangymoose.com). DUERME ANVIL HOTEL: las 50 habitaciones de este hotel boutique están a menos de 10 minutos del centro de Jackson, por lo que puedes caminar a cualquier restaurante en pleno invierno, aunque también cuenta con una opción gastronómica (Glorietta). Además, cada cuarto está decorado con fotografías del Parque Nacional Grand Teton; todos son acogedores (anvilhotel.com). HOTEL JACKSON: esta joya en el centro del pueblo tiene 55 habitaciones únicas fabricadas con texturas de piedra, madera, metal y lana en alusión a los elementos empleados en la construcción de Jackson. Hay un jacuzzi al aire libre, servicio de transporte, compra de boletos para el resort de esquí y renta de equipo (hoteljackson.com). TETON MOUNTIAN LODGE & SPA: el hotel es un ski-in/ski-out a pocos minutos de la góndola del Jackson Hole Resort, que conduce a la cima de la montaña en Teton Village. Tras un día en la nieve, quítate los esquís y entra en calor junto a la chimenea o mientras degustas la comfort food de Spur, su restaurante (tetonlodge.com).

es-mx