A toda velocidad

2023-03-01T08:00:00.0000000Z

2023-03-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282492892865066

AERONÁUTICA

Una de las características exigidas a los cazas futuros, al margen de las demás exigencias de sus estados mayores, es que tendrán que poder volar en supercrucero, es decir, la velocidad de crucero habrá de ser supersónica, siendo capaces de desplazarse la mayor parte del tiempo en ese demandante régimen. Hay que recordar que aunque desde hace mucho hablamos de cazas supersónicos y hasta de doblemente supersónicos, en realidad todos ellos sólo pueden mantenerse más veloces que el sonido temporalmente, a veces unos pocos minutos. También es cierto que los combates aire-aire, sobre todo los más espectaculares, de avión contra avión maniobrando para derribar al contrario, siempre se realizan a velocidades inferiores a Mach 1, o incluso ni siquiera cercanas, en régimen subsónico o transónico. La mayor dificultad para ello reside, como parece lógico, en la planta motriz. Aunque son muchas las turbinas de reacción capaces de proporcionar el empuje suficiente para superar las citadas velocidades, lo cierto es que para eso han de consumir enormes cantidades de combustible, acortando bien el alcance, la distancia útil en la que el avión puede combatir, o la carga bélica, la mal llamada por reminiscencia de la aviación comercial “carga de pago”. Los nuevos propulsores habrán de ser mucho menos “sedientos” que sus antecesores, algo que parece realmente complicado, vistas las dificultades por las que han pasado aviones diseñados como de quinta generación que, a falta de esos motores, se han quedado, al menos de momento, en 4.5++, como el ruso Su-57 o el chino J-20.

es-mx