10 errores históricos

Por Nacho Otero

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281625309359624

LOS DIEZ

Diez de los más grandes errores históricos que costaron muy caro. Quema de la Biblioteca de Alejandría 48 a. C. Fundada por Ptolomeo I Sóter a principios del siglo III a. C., la biblioteca de la ciudad egipcia de Alejandría albergaba las obras más importantes concebidas por el ingenio humano. Se dice que en el siglo II a. C. llegó a contar con unos 900,000 manuscritos. Por eso, su desaparición supuso toda una catástrofe cultural... y quien la inició fue nada menos que Julio César. Este, en el marco de las guerras civiles romanas, mandó lanzar una lluvia de flechas incendiarias sobre los barcos de sus enemigos, fondeados en el puerto de Alejandría, con tan mala puntería que lo que acabó ardiendo fue gran parte de la mítica biblioteca. Ya en decadencia, sucesivos expolios y ataques –por el emperador Aureliano en el año 270, luego por Teófilo de Alejandría en 391 y después por los musulmanes– acabaron por rematarla. Incendios provocados por un error de cálculo o un descuido, malas interpretaciones o imprudencias que llevaron al desastre, confusiones en el campo de batalla, negocios redondos que fueron todo lo contrario, campañas publicitarias o de propaganda muyu equivocadas, ruedas de prensa desafortunadas... Provocación de Corasmia 1219 Tras la conquista por Gengis Kan del Kanato de Kara-kitai, el Imperio mongol y el de Corasmia –actual este de Irán– pasaron a ser vecinos. Según la Historia secreta de los mongoles, Kan no tenía intención de atacar a los corasmitas, pues intuía que establecer relaciones comerciales con ellos le sería más provechoso, de modo que envió una caravana de 500 musulmanes para iniciar dichos vínculos, pero el sah Mohamed II, pensando que se trataba de una estrategia, hizo arrestar a los miembros de la caravana. Kan mandó entonces una embajada de dos mongoles y un musulmán para negociar, pero una segunda provocación del sah –hizo rasurar a los mongoles y decapitó al otro– agotó su paciencia: Corasmia fue arrasada a sangre y fuego y anexionada. Imprudencia de la Kerkaporta 1453 Como es sabido, el 29 de mayo de 1453 los turcos otomanos al mando del sultán Mehmed II lograron tomar Bizancio o Constantinopla, lo que produjo la caída del Imperio romano de Oriente. Lo que es menos conocido es el papel que jugó en ello una tonta imprudencia: al parecer, un pequeño grupo de soldados italianos que volvía de una incursión en terreno turco olvidó cerrar la Kerkaporta, uno de los portones menores de la muralla de la ciudad. Por ahí se colaron unos 50 guerreros otomanos que, antes de ser reducidos, lograron abrir muchas más puertas, lo que allanó el camino a la invasión y, con ella, al inicio de la era de esplendor del Imperio otomano. Batalla de Karánsebes 1788 El 17 de septiembre de 1788, el ejército austríaco marchó hacia Karánsebes –en la actual Rumanía– para enfrentarse a las tropas otomanas. Una avanzadilla de húsares se adelantó para reconocer el terreno aunque, aburridos de esperar, se emborracharon con aguardiente. Llegó entonces un contingente de infantería de su propio ejército y les pidió que compartieran la bebida, pero ellos se negaron y así empezó una pequeña pelea que se saldó con un disparo al aire. Sin embargo, el tiro hizo que un soldado gritara: “¡Los turcos!”, y desatara la batalla... entre dos facciones de austriacos. Cuando, dos días después, los verdaderos turcos llegaron a Karánsebes, quedaron atónitos al encontrar en el suelo a casi 10,000 soldados austríacos muertos, víctimas del llamado “fuego amigo”. Venta de Alaska 1867 En su momento, llamaron a la compra de Alaska por parte de Estados Unidos “la locura de Seward”, pues fue una iniciativa del secretario de Estado William H. Seward (en el cuadro) muy mal acogida por la opinión pública. Parecía un disparate comprar por 7.2 millones de dólares un inmenso trozo de tierra helado y desolado. El tiempo demostraría que el error no fue de Seward, sino del zar ruso Alejandro II por vender Alaska: dos décadas después EUA encontró depósitos de oro a lo largo del río Klondike y luego enormes yacimientos petrolíferos. En la actualidad, Alaska podría valorarse en 15,000 millones de dólares. Gran Incendio de Londres 1666 A veces puede provocarse una gigantesca catástrofe con una torpeza minúscula. Es lo que le ocurrió al panadero londinense Thomas Farriner: en la medianoche del 2 de septiembre de 1666 olvidó algo en el horno de su panadería, ubicada en Pudding Lane (en plena City, como se le conoce a esta zona del centro de Londres), y un pequeño fuego terminó convirtiéndose en el Gran Incendio de Londres. Ardió durante tres días y destruyó el corazón de la ciudad: 13,200 viviendas, 87 iglesias y 44 casas gremiales fueron pasto de las llamas. Hoy existe un monumento de 62 metros en el lugar donde inició el fuego. Promoción de la cocaína 1879 A mediados del siglo XIX se descubrió el principio psicoactivo de la cocaína, sustancia extraída de la hoja de la planta Erythroxylum coca, que crece principalmente en Bolivia y Perú. Los científicos, creyendo que se trataba de una droga inocua que aliviaba cualquier dolor, recomendaron de inmediato su uso. A partir de 1879 proliferaron las campañas publicitarias que la promocionaban para los nervios, para combatir el alcoholismo, como estimulante “para las damas”, etc. Incluso Sigmund Freud la alabó. Sólo a partir de 1930 se evidenciaron su poder adictivo y sus devastadores efectos sobre la salud y pasó a ser prohibida y perseguida en muchos países. Operación Barbarroja 1941 El 22 de junio de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, Alemania invadió la Unión Soviética en la llamada Operación Barbarroja. De entrada, tomó por sorpresa a las fuerzas rusas (en la imagen, soldados rusos rindiéndose) y logró importantes victorias, aunque pronto cambiaron las suertes. Hitler había cometido un doble error: subestimar la potencia del Ejército Rojo y la crudeza del invierno ruso, que ya venció en su día a Napoleón. El ejército alemán sufrió numerosas bajas y, al final, la URSS ganó la batalla de Moscú, provocando la retirada de los nazis y sus aliados, el 5 de diciembre de 1941. Fue el punto de inflexión de la guerra y una de las causas por las que el Tercer Reich acabaría perdiéndola. Exterminio de los gorriones chinos 1958 En 1958, Mao lanzó el proyecto del Gran Salto Adelante (cartel propagandístico) con el objetivo de reforzar la industria pesada y la agricultura. Entre sus propuestas estaba eliminar a una especie supuestamente dañina para las cosechas: los gorriones. Pero estos servían, de hecho, para comerse los insectos y parásitos que acababan con los cultivos, por lo que su casi total exterminio provocó la proliferación de langostas que llevó a la Gran Hambruna (1959-1961), en la que murieron entre 16 y 30 millones de personas. Para remediarlo, Mao importó gorriones desde la URSS. Rueda de prensa del Muro de Berlín 1989 El 9 de noviembre de 1989, Günter Schabowski, portavoz del Partido Socialista Unificado de la República Democrática Alemana, fue enviado a dar una rutinaria rueda de prensa. Tras 50 aburridos minutos, leyó sobre un tema del que no sabía nada: la nueva regulación sobre emigración, que permitía mayores libertades para salir del país. Cuando los periodistas le preguntaron cuándo entraba en vigor la normativa, confundido y bajo presión respondió: “Por lo que tengo entendido... de inmediato”. El impacto de sus palabras fue total: la gente las tomó como una invitación a cruzar las fronteras libremente. En el acto, miles de alemanes orientales se dirigieron al Muro para pasar a Alemania Occidental, y como los guardias no tenían órdenes claras, a las 23:30 dejaron salir a la multitud. Al día siguiente hubo intentos de recuperar el control, pero fue inútil: se había abierto un proceso que culminaría con el derrumbe del Muro de Berlín.

es-mx