Sondear el Cosmos

Desde la Antigüedad, las estrellas cautivaron al humano, quien a partir del siglo XX ideó vehículos e instrumentos cuyos nombres forman parte del vocabulario de la Era Espacial.

Por Luis Felipe Brice

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281655374130696

DE PALABRAS

Vocablos para sondear el Cosmos. 1 Sonda Impulsada por un cohete para sobrevolar, orbitar o aterrizar en un planeta, la sonda espacial es una nave sin tripulación. La palabra proviene del verbo en francés sonder, que en un inicio significaba “tantear las profundidades del mar” y ahora significa “investigar”. Las sondas suelen estar equipadas con instrumental científico controlado por computadora desde un centro de mando en la Tierra, a fin de explorar y enviar tanto la información recabada como las imágenes captadas para su análisis. Una de las sondas espaciales más renombradas es la Voyager 2, lanzada en 1977 y que ha sido la única en aproximarse a cuatro planetas: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. 2 Telescopio Con su denominación de raíces griegas, tele (“lejos”) y scopio (“instrumento para observar”), el telescopio espacial es un artefacto que funciona según el modelo del telescopio reflector diseñado y construido en el siglo XVII por Isaac Newton. Sin embargo, hoy en día, la complejidad de su operación es la de un satélite artificial o una sonda espacial, al grado de que es considerado un observatorio en el espacio. Su gran ventaja radica en el enorme alcance y la resolución superior de las imágenes que capta, gracias en buena medida a que opera al exterior de la atmósfera terrestre. El telescopio espacial por excelencia es el Hubble, puesto en órbita a casi 600 km de la Tierra por el transbordador Discovery en 1990. 3 Satélite La palabra satélite, del latín satelles, remite a la idea de “acompañante”; de ahí que el término satélite natural se utilice para designar al cuerpo celeste que acompaña a otro más grande, girando en torno a este, como es el caso de la Luna respecto a la Tierra. En tanto, “satélite artificial” se utiliza concretamente para nombrar a los artefactos puestos en órbita alrededor de nuestro planeta y que sirven para la investigación, las comunicaciones y la meteorología, así como para la geolocalización y el espionaje. El primer satélite artificial en el mundo fue el Sputnik 1, lanzado por la extinta Unión Soviética en 1957 para iniciar la denominada Era Espacial. 4 Cápsula Se trata de una nave, por lo regular tripulada, lanzada al espacio por medio de un cohete. Una vez completada su misión en órbita, regresa a nuestro planeta; para ello, cuenta con un escudo térmico que protege a sus ocupantes de las altas temperaturas al reingresar velozmente a la atmósfera terrestre. Su descenso puede ser en la tierra o en el mar gracias a su paracaídas incluido. La primera cápsula espacial fue la Vostok 1, lanzada en 1961 por la extinta URSS, llevando a bordo al primer astronauta (o cosmonauta, tratándose de un soviético) de la historia: Yuri Gagarin. Al provenir del latín capsa, que significa “caja”, la palabra cápsula nos remite a contener o encerrar, en este caso, a la tripulación de la nave 5 Cohete Procede del catalán coet (“cola de fuego”), que tiene su origen en el latín cauda (“cola”). Inventado por los chinos hace cientos de años, el cohete empezó como un simple artefacto que hacía uso de pólvora para elevar hasta el cielo los fuegos artificiales. Con el tiempo, fue usado además como una poderosa arma de guerra, primero funcionando con pólvora y luego valiéndose de combustible líquido, derivando en los altamente destructivos misiles. Al lograr cada vez mayor alcance, fue empleado como vehículo para trasladar al espacio satélites, sondas y otro tipo de naves, tripuladas o sin tripulación. 6 Transbordador En astronáutica, el transbordador o lanzadera (shuttle, en inglés) es el vehículo espacial alternativo al cohete. La diferencia entre ambos es que, mientras que el cohete suele estar conformado por varias fases o etapas desprendibles (la última de ellas es la nave espacial) y es irrecuperable, el transbordador es reutilizable, al aterrizar cual si fuera un avión. Ejemplos de transbordador son los que formaron parte de las expediciones que llevaron módulos, tripulantes y pasajeros para construir y habitar la Estación Espacial Internacional, de 1998 a 2011: Endeavour, Columbia, Discovery y Atlantis. La palabra transbordador se conforma del latín trans (“atravesar”) y el fráncico bord (“lado”), es decir, “atravesar de un lado a otro”.

es-mx