En los cielos

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282402698440200

CIENCIA

Si alzamos la mirada no podremos observarlo, pero allí, sobre nuestras cabezas, en la termosfera, se localiza el laboratorio situado a mayor altitud del mundo y uno de los más populares: la Estación Espacial Internacional —ISS por sus siglas en inglés—. Un proyecto de colaboración multinacional entre las cinco grandes agencias espaciales: la NASA (EUA), Roscosmos (Rusia), VAXA (Japón), ESA (Europa) y CSA/ASC (Canadá), aunque tras las sanciones a Rusia por parte de la comunidad internacional por la invasión de Ucrania, Moscú anunció la decisión de abandonar la EEI, algo que, sin duda, afectará a sus investigaciones de vanguardia. Hace las funciones de laboratorio de investigación en microgravedad y está permanentemente habitada. Considerada uno de los mayores logros de la tecnología humana, en su interior se realizan estudios de amplias disciplinas (astrobiología, astronomía, meteorología, física, etc.). Es el objeto artificial más grande que hay en el espacio y el satélite terrestre artificial de mayores dimensiones. A una altitud de 400 kilómetros, completa una órbita terrestre en 93 minutos (a unos 30,000 kilómetros por hora), realizando 15.5 órbitas diarias, lo que permite a los privilegiados astronautas —que, no obstante, viven en condiciones extremas que pocas personas podrían soportar—, contemplar un amanecer cada hora y media: 16 amaneceres y 16 atardeceres cada 24 horas. En 1998 se lanzó el primer componente, y los primeros residentes a largo plazo, la Expedición I, llegaron el 2 de noviembre de 2000; tres personas permanecieron allí 136 días ininterrumpidos; desde entonces, la presencia humana en la EEI ha sido constante. Durante años sólo tuvo capacidad para tres humanos, pero a partir de la llegada de la tripulación de la Expedición 20 (en mayo de 2009), soporta una tripulación de hasta seis miembros. Está siempre ahí, aunque no la distingamos (es posible, no obstante, apreciarla a veces a simple vista si uno sabe dónde mirar), vigilando cada fenómeno que se produce en el espacio más cercano a la Tierra.

es-mx