Temperaturas fuera de serie

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282389813538312

CIENCIA

Si el Icecube es el laboratorio con la temperatura más baja, en sus antípodas nos encontramos con el que ostenta la temperatura más alta del globo, el Laboratorio Nacional Brookhaven —Brookhaven National Laboratory— situado en Upton, Long Island (Nueva York), perteneciente al Departamento de Energía de Estados Unidos. La idea original de establecer un laboratorio nacional en el noreste de EUA partió del físico Isidor Isaac Rabi (Premio Nobel de Física en 1944), profesor de la Universidad de Columbia en Nueva York en los años 30 del siglo pasado. Durante el tiempo que duró la Segunda Guerra Mundial trabajó en el Laboratorio de Radiación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y formó parte del entonces ultrasecreto Proyecto Manhattan, comandado por el general Leslie Groves —director militar del proyecto— y por el legendario físico Robert Oppenheimer, quien desarrolló la trístemente célebre bomba atómica. Con ayuda de su colega Norman Ransey, Rabi creó el Grupo Universitario de Iniciación (IUG) con la intención de levantar un nuevo laboratorio en la costa este del país. En marzo de 1946, el general Groves, entonces coordinador del programa de armas nucleares de Estados Unidos, concedió a la IUG un compromiso de financiación y el 1 de enero de 1947 se establecía oficialmente el Laboratorio Nacional Brookhaven. Al final se decidió que la obsoleta base militar de Camp Upton, en Long Island, cumplía con los requisitos de seguridad necesarios para instalar un reactor. Entonces, el Departamento de Guerra transfirió la supervisión del enclave a la Comisión de Energía Atómica, precursora del actual Departamento de Energía Atómica estadounidense. Atendido por más de 3,000 científicos —y numerosos profesionales invitados—, en un principio estaba especializado en investigaciones sobre física nuclear, pero en la actualidad abarca diversas disciplinas: desde la investigación básica en física, química y biociencias a cuestiones orientadas a la investigación energética y medioambiental. ¿Por qué se considera extremo? Sin duda por el peligro que supone su reactor. En la década de los 90 una fuga accidental radiactiva de tritio en sus aguas subterráneas provocó una sonada protesta de las personas que vivían cerca del complejo, lo que terminó con un cambio en la junta directiva. Gracias a sus instalaciones de vanguardia se han consumado ahí importantes descubrimientos, como la primera observación de la partícula subatómica gypsy (o mesón), por la cual se otorgó el Premio Nobel de Física en 1976; el descubrimiento del neutrino muon, que obtuvo también el Premio Nobel de Física en 1988; la detección de neutrinos cósmicos o el esclarecimiento de la estructura y función del ribosoma, análisis que obtuvo el Premio Nobel de Química en 2009. Además, los investigadores utlizan el Acelerador Relativista de Iones Pesados —Relativistic Heavy Ion Collider, RHIC, en inglés— del Laboratorio Brookhaven, un colisionador de iones pesados capaz de alcanzar las temperaturas más altas de la Tierra y con el que los físicos estudian la forma primordial de materia existente en el universo poco después de su nacimiento, el también conocido como Big Bang o Gran Explosión. En el RHIC, mediante el choque de iones de oro, se alcanzaron cuatro billones de grados centígrados, la temperatura más alta obtenida hasta entonces, sólo superada después por el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN, que llegó a más de cinco billones de grados centígrados al intentar recrear las condiciones del Universo primigenio.

es-mx