La gran fama del CERN

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282364043734536

CIENCIA

El más grande del mundo —y más largo— es el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), en Suiza. Obtuvo fama mundial gracias a la exitosa novela Ángeles y demonios de Dan Brown, pero muchos de sus experimentos están rodeados de un enorme secretismo a pesar de estar operado por organismos internacionales. En el CERN se ubica el laboratorio de física de partículas más gigantesco: la organización tiene 22 estados miembros, fue fundada en 1954 por 12 países europeos y es hoy uno de los centros de investigación mayores y más importantes del planeta. Situado debajo de la frontera entre Francia y Suiza, cerca de Ginebra, contiene el Gran Colisionador de Hadrones, construido entre 1998 y 2008 con la colaboración de más de 10,000 científicos y cientos de universidades y laboratorios de más de un centenar de naciones. Localizado a casi 100 metros bajo tierra —175 en la parte más profunda—, su anillo de 27 kilómetros lo convierte en la máquina de mayores dimensiones jamás construida que, grosso modo, hace colisionar partículas subatómicas con la intención de recrear las condiciones del Big Bang y revelar los secretos de cómo se formó el Universo, objetivo también del Icecube antártico. Entre otras proezas, el LHC sirvió en 2012 para confirmar la existencia del bosón de Higgs, descubrimiento que mereció el Premio Nobel de Física. Su antecesor, el ya desmantelado Gran Colisionador de Electrones y Positrones, permitió también distintos logros: en 1984, el descubrimiento de los bosones W y Z, que brindó a sus investigadores el Premio Nobel de Física, y en 1992, el físico francés Georges Charpak se hizo con el galardón “por la invención y el desarrollo de detectores de partículas, en concreto, la cámara proporcional multihilos”. El LHC hace que colisionen protones e iones pesados con la finalidad de permitir a los físicos probar las predicciones de las diferentes teorías de la física de partículas. Paralizado entre 2018 y 2022, se espera que su reciente reapertura permita contestar preguntas relacionadas con la supersimetría, la supuesta existencia de dimensiones adicionales aún no conocidas como predicen varios modelos basados en la teoría de cuerdas, la naturaleza de la materia oscura o la interrelación de la mecánica cuántica y la relatividad general.

es-mx