TERESA ARNANDIS, LADY SCIENCE

Arnandis nos cuenta los secretos de Eres un milagro andante, un libro con el que pretende que la gente conozca su interior y se quiera. Porque si conoces algo, dice, lo acabas queriendo.

Por Gema Boiza

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281977496677896

ACTUALIDAD

ATeresa Arnandis se le reconoce como una de las voces más autorizadas en la divulgación científica de España; es doctora en Bioquímica y Biomedicina, licenciada en Farmacia y en Óptica y Optometría. En las redes sociales se hace llamar Lady Science. De niña soñaba con ser trapecista y ahora es una de las influencers científicas más importantes según la lista Forbes, todo un torbellino de conocimiento científico que, como ella misma cuenta, transmite de forma entretenida y amena, con ritmo y un toque sexy. Nuestra protagonista asegura que con su trabajo busca despertar vocaciones científicas y que, si tuviera que pedir algo a la ciencia, sería una mejor remuneración y mayor estabilidad laboral para los profesionales del sector. –Acabas de publicar Eres un milagro andante. ¿Por qué este libro y para quién? –Lo he escrito pensando en los jóvenes. Estamos en una sociedad en que los caminos estéticos que nos imponen desde fuera o desde las redes sociales se basan demasiado en la belleza externa. Si la gente conociera lo maravillosos que somos, la cantidad de células diferentes que nos componen y cómo cada una realiza su labor de forma incansable, probablemente pensaría, como yo, que alterarnos por cualquier motivo estético es una aberración. Por eso reivindico que somos un milagro andante y que no deberíamos someternos a nada que altere nuestra salud. –Cuéntanos cuál es tu principal objetivo con esta publicación. –Quiero que la gente conozca su interior y que por lo tanto se quiera. Y no hay mejor manera de acabar queriendo algo que conociéndolo. –Has dicho muchas veces que buscas democratizar la ciencia, hacerla más accesible. ¿Esa es la clave para captar jóvenes talentos para el mundo científico? –¡Por supuesto! Siempre busco despertar vocaciones científicas y esa también es mi misión en redes sociales: que cada vez más jóvenes se interesen por la ciencia, les guste y escojan el camino científico en sus estudios porque sí, es duro, pero sin duda... ¡tan gratificante! –¿Querías ser científica cuando eras niña? –Cuando todavía no era consciente de las profesiones, me fascinaban las trapecistas. A mí me llevaban al circo y pensaba: "¿Eso es un trabajo? ¿Y les pagan por hacer volteretas?" (risas). Más tarde, cuando empecé a preguntarme el porqué de todas las cosas y me di cuenta de que la ciencia puede dar muchas respuestas y empujar poco a poco las fronteras del conocimiento… ¡wow, me maravilló! Me enamoré de la ciencia en la adolescencia. –Tu libro es como un viaje de aventuras por el cuerpo humano. Después de haber viajado tanto por él, ¿cuál dirías que es nuestro superpoder? –¡Todo nuestro cuerpo es un milagro!, pero el superpoder de nuestra especie, el que nos ha hecho colonizar el planeta, porque es evidente que somos la especie dominante, es nuestra plasticidad neuronal. Somos altamente moldeables por el entorno y nos adaptamos muy rápido, y eso es lo que nos ha hecho a los seres humanos triunfar como especie. –¿Tú también tienes un superpoder? ¿Cuál crees que es? –(Más risas) Mi capacidad de concentración al 100%. Tengo una capacidad para enfocarme que me hace aprender superrápido y sacar el máximo partido a mi tiempo, por lo que siempre tengo espacio para el ocio, la diversión o el deporte. –Quizá otro de tus superpoderes ha sido saber usar las redes sociales para divulgar temas complejos… –Las redes sociales son una herramienta de amplificación, amplifican lo que haces. Lo que yo hago es, basándome en datos y publicaciones científicas, contar cosas de la ciencia de forma entretenida y amena, con ritmo y un toque sexy. Trato de hacer la ciencia más atractiva. –Hasta el punto de que has sido incluida en la lista de Forbes como una de las mejores influencers científicas. ¿Cómo has llegado hasta ahí? –¡No me lo esperaba! Se trata de un reconocimiento social a la labor de divulgación brutal que realizo. –¿Cómo es ser científica en el siglo XXI, más allá de las redes sociales? –Por desgracia, en mi país, España, hay pocas oportunidades. Al igual que en muchas partes del mundo, como México, la situación de los investigadores es muy precaria. Es cierto que hay algo de financiación para investigar, pero tu sueldo es... ¡paupérrimo!, y eso es muy triste, con el nivel de formación tan bueno que tenemos. Desde luego, si tuviera que pedir algo a la ciencia, sería una mejor remuneración para los científicos y estabilidad laboral. –Volvamos al libro. ¿Crees que además de ayudarnos a descubrir cómo somos y funcionamos, Eres un milagro andante puede tener hueco en la categoría de las publicaciones de autoayuda y coaching? –Sí, mi libro no es sólo ciencia pura y dura, también encaja en la categoría de bienestar y autoayuda. –Conociendo tan bien nuestro cuerpo y nuestra mente, ¿qué es lo que más te gusta del ser humano? –La absoluta coordinación y sincronización que debe existir entre todas nuestras células para que tengamos una misión. ¡Cada célula se duplica a una velocidad diferente! Según el órgano al que mires, unas se duplican cada dos días, otras cada año, otras cada siete años, otras cada 10 días, otras no se duplican… Cada una lleva su ritmo, pero todas están coordinadas para que nazcas, crezcas, te reproduzcas y mueras. Eso es lo que se llama homeostasis. –¿Y lo que menos te llama la atención? –Hay pocas cosas que no me gustan de nuestro cuerpo, porque soy una auténtica enamorada del ser humano y no le veo los defectos. Pero si lo pienso… lo que no me gusta son las patologías, cuando algo funciona mal, el cáncer… ¿Qué pasa con un tumor? Pues que una de esas células que, se supone, tendría que estar coordinada con las demás y escuchar lo que le dicen las células circundantes, hace lo que le da la gana, es egoísta e inmoral. Es entonces cuando empieza a crecer descontroladamente, a invadir otros órganos en plan "yo soy la que debe sobrevivir en este cuerpo" y hace que los tejidos funcionen mal. –¿Destierras en tu libro leyendas o mitos vinculados con nuestro cuerpo? –Critico un poco la volatilidad de las relaciones, porque hoy en día me parecen muy superficiales. –¿Qué proyectos tienes entre manos? –Seguir haciendo divulgación y continuar siendo embajadora de nuestro cuerpo y de que somos un equilibrio absolutamente fantástico. –¿Cuál consideras que es la clave de tu felicidad? –Mis hijos y mi trabajo. Con la maternidad siento que he dejado un legado biológico, y con mi trabajo, uno cultural.

es-mx