Publication:

Muy Interesante (México) - 2021-06-01

Data:

EL VIAJE DEL HÉROE: UNA AVENTURA CIRCULAR

CURIOSIDAD MITOS Y LEYENDAS

Por Luis Felipe Brice

Cuando leemos una historieta o vemos una película de superhéroes, ya sea de Marvel o DC Comics, la trama casi siempre nos resulta familiar. Desde el trailer prácticamente sabemos de qué va y cuál será el final, incluyendo spoilers. Tal percepción se debe a una estructura narrativa universal que se esconde lo mismo en los más antiguos relatos épicos que en los más recientes filmes de acción. Este esquema, de formato circular, oculto en los sueños colectivos, ha sido identificado con el nombre del “viaje del héroe” o monomito (mito único), a partir de los planteamientos de Joseph Campbell (1904-1987) en El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito. En su libro, publicado en 1949, el antropólogo estadounidense expuso que “el camino común de la aventura mitológica del héroe” sigue el ciclo partida-iniciación-retorno. En otras palabras, “el héroe inicia su aventura desde el mundo de todos los días hacia una región de prodigios sobrenaturales, se enfrenta con fuerzas fabulosas y gana una victoria decisiva; el héroe regresa de su misteriosa aventura con la fuerza de otorgar dones a [los suyos]”. Ya entrando en detalles, cada una de las tres grandes fases del ciclo se divide en etapas o situaciones específicas (17, según Campbell; ver recuadro en la siguiente página) que suelen cumplirse en su totalidad o sólo algunas de ellas. Es este último el caso de la Ilíada y la Odisea, poemas épicos atribuidos al cantor épico griego Homero, quien los habría escrito hacia finales del siglo VIII a.n.e. y en donde Ulises personifica al héroe viajero por excelencia. Nacido en Ítaca, una pequeña isla griega, Ulises era hijo del rey Laertes y Anticlea según la versión homérica; aunque de acuerdo con otros datos, sus progenitores fueron esta última y Sísifo, rey de Corinto. Lo cierto es que —por derecho sucesorio— quien también es archiconocido como Odiseo se convirtió en el flamante rey de Ítaca. Además, se casó con la leal y bella Penélope, con quien procreó a Telémaco, formando con ellos la típica familia feliz. De la partida a la iniciación En su “mundo de todos los días” —como lo denomina Campbell— Ulises mantenía su reino próspero, pacífico y fiel a los dioses, gozando así del favor de estos, sobre todo de Atenea, diosa de la guerra y la sabiduría. Sin embargo, su plácida existencia se vio interrumpida por la declaración de guerra de los griegos contra los troyanos por el rapto de Helena, quien siendo hija del supremo Zeus y esposa de Menelao (rey de Esparta), era considerada la mujer más hermosa del orbe. En lo que Campbell identifica como la fase de partida, Ulises recibió “la llamada a la aventura”; es decir, fue convocado para embarcarse rumbo a Troya, en la lejana Asia Menor, a fin de rescatar a Helena y vengar su secuestro. Sin pensarlo mucho, el monarca respondió con “la negativa al llamado”. De hecho, haciendo uso de su astucia, literalmente se hizo el loco para no formar parte de la expedición. Aunque de nada le sirvió su artimaña: descubierto el engaño no le quedó otra que abandonar su zona de confort, a su bonita familia y a su pueblo para no sólo emprender, sino además liderar el periplo, que se prolongaría por más de 20 años. Por fortuna para Ulises, en su largo y arduo viaje contó con la “ayuda sobrenatural” y sabionda de la diosa Atenea. Gracias a su protección y asesoría pudo realizar, contra viento y marea, el “cruce del primer umbral”, es decir, el punto de no retorno de su aventura, al arribar a las costas de Troya. Una vez ahí se adentró en lo que Campbell denomina metafóricamente “el vientre de la ballena”. En otras palabras, el héroe dejó atrás en definitiva el mundo ordinario (su hogar, dulce hogar en Ítaca) para involucrarse al 100 en el nuevo mundo extraordinario (la sangrienta guerra contra los troyanos). Inició así su transformación interna (metamorfosis, en términos campbellianos). Ya en la segunda fase del viaje, la iniciación, Ulises recorrió el “camino de pruebas”, llevando a cabo las calificadas por Campbell como “tareas difíciles”, con aliados junto a él y adversarios enfrente. Entre esas faenas destacó la de utilizar su elocuencia

Images:

Categories:

Televisa

© PressReader. All rights reserved.