Las protestas de muchos obispos ante los crímenes fueron un arma poderosa y pacífica contra la discriminación

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282235194715666

Los Nazis Y El Vaticano

rededor de 1,500 judíos a emigrar procurándoles los visados necesarios”. Iglesias, monasterios, escuelas cristianas y otros sitios de culto fueron habilitados para llevar a cabo esta labor por diversas órdenes religiosas italianas. Más allá de aquellos refugios que se habilitaron en la Santa Sede, pequeñas congregaciones católicas prestaron su humilde apoyo a los discriminados durante el ascenso del nazifascismo, fuesen estos hebreos o antifascistas. En este sentido, también cabe destacar a las hermanas de Sión, un grupo de monjas pascalinas dirigidas por la madre superiora sor Agustine, quien desde 1943 abrió las puertas de su convento en la Vía Garibaldi de Roma para acoger y alimentar durante meses a las decenas de judíos que se agolpaban en su puerta. Francia: solidaridad y resistencia A la hora de hablar de la ayuda católica francesa debemos hacerlo desde sus cimientos hacia la cúpula eclesiástica. Tal y como expresa la historiadora israelí Yagil Limore, “Francia es uno de los países ocupados de la Europa del Oeste en los cuales la comunidad judía pudo sobrevivir mejor ante el exterminio nazi: mientras tres cuartos de los judíos de los Países Bajos fueron deportados a los campos de exterminio, corrió con la misma suerte tan solo (si pudiéramos osar decirlo así) un cuarto de los judíos franceses, es decir 76,000 de 310,000”. Para que esta realidad resultara posible fueron necesarios los esfuerzos de arzobispos, obispos y religiosos de a pie, juntos o por separado.

es-mx