El ahijado sacerdote de Hitler

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281698323803666

Los Nazis Y El Vaticano

Martin Adolf Bormann nació en 1930 en el estado de Baviera. Su padre, Martin Bormann, fue el secretario particular de Hitler (en la imagen, a la derecha de este). El dictador accedió a ser su padrino tres años antes de hacerse con el poder de Alemania y, como no podía ser de otra manera, el joven fue enviado a un internado y creció dentro de la estricta educación nazi. Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial tenía sólo 15 años; se enteró de la decisiva participación de su padre en la Solución Final y eligió vivir en el anonimato, siendo acogido por una familia católica y rural. Se puede decir que encontró su salvación en Dios, pues abrazó a plenitud el cristianismo al que su familia había combatido encarnizadamente. El ahijado de Hitler intentó comprender la aversión de su padre y de su padrino por la Iglesia católica, pero no lo consiguió. En 1947 decidió bautizarse y en 1958, tras estudiar con los jesuitas, se ordenó sacerdote. Su labor a favor del que había sido uno de los grandes enemigos del nazismo fue más allá y en 1961 partió como misionero católico al Congo, donde permaneció muchos años y donde, incluso, fue torturado y sometido a simulacros de ejecución. “No odio a mi padre. Aprendí a diferenciar entre el individuo y el político y oficial nazi”, aseguró con el tiempo. En 1971 sufrió un grave accidente de coche que estuvo a punto de costarle la vida. Cuando recuperó la consciencia se enamoró de la religiosa que lo había estado cuidando. Ambos colgaron los hábitos y se casaron. Martin Adolf desarrolló un gran trabajo como teólogo que fue reconocido en toda Alemania, pero la prensa seguía interesándose por su pasado familiar. “Yo tuve que guardar silencio por miedo justificado o injustificado a ser descubierto y perseguido como hijo de mi padre, y de que me acusaran de los crímenes cometidos por el régimen nazi, crímenes que conocí después. Con mis padres nunca tuve la oportunidad de hablar del pasado y de la responsabilidad que ellos tuvieron”. Falleció en Alemania en 2013, a los 82 años.

es-mx