VIAJE AL PASADO

Madera de cerezo, sedas tailandesas, alta cocina... El Eastern & Oriental Express personifica la elegancia de los viajes legendarios en tren que combinan el lujo clásico con la aventura y la relajación total.

POR JOSÉ BERROCOSO

2022-12-05T08:00:00.0000000Z

2022-12-05T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281547999913504

APERITIVO | RELOJES

El Eastern & Oriental Express y la elegancia de los viajes legendarios: lujo y relajación un viaje al P SADO SSEGURAMENTE EL NOMBRE DE JAMES B. SHERWOOD NO TE RESULTE CONOCIDO, pero gracias a este empresario norteamericano de contenedores marítimos podemos disfrutar en la actualidad la belleza y el encanto de las rutas en un tren clásico al más puro estilo de los locos y extravagantes años 20 del siglo pasado. Después de recuperar varios coches-cama originales de finales del siglo XIX, con una inversión millonaria, relanzó en 1982 el mítico Orient Express. Gran magnate de los hoteles de lujo, trenes clásicos, cruceros fluviales y safaris, Sherwood dejó un legado muy amplio. Eso sí, todas sus propiedades cumplen su decálogo para contentar al cliente. Y siguiendo su espíritu aventurero, puso en marcha el Eastern & Oriental Express, la ruta en tren más desconocida, pero a la vez más sorprendente debido a sus contrastes y su exotismo a lo largo de los 2.000 kilómetros que separan Bangkok (Tailandia) de Singapur, pasando por Malasia. Es el tren más lujoso de Asia y aunque los viajeros tal vez ya no llevan joyas extrambóticas, siguen bebiendo champaña a dos manos. Gestionado actualmente por el grupo hotelero de superlujo Belmond, alberga pasillos con paneles de madera pulida y un mobiliario opulento con guiños a la decoración asiática, que evocan imágenes de tiempos pasados: cenas de etiqueta, copas en el piano-bar, atardeceres en la cubierta de observación bebiendo un negroni mientras se ve a los agricultores locales surcar los arrozales en búfalos de agua enmarcados por acantilados de piedra caliza y cocoteros. Después de dos años de paro a causa de la pandemia, la ruta vuelve a estar operativa de septiembre a abril, siempre fuera de la temporada de grandes monzones, con 10 viajes programados cada mes. El trabajo de recuperación de los vagones no fue fácil. El tren actual fue construido en Japón, aunque tuvo una primera vida como tren-cama en Nueva Zelanda. Una vez adaptado el ancho de vía neozelandés al tailandés y malasio, los 24 vagones fueron llevados a Singapur para adaptarlos a las necesidades del nuevo servicio. La elegancia y la pintura que loz hizo famosos los ha puesto a la altura de míticos hoteles clásicos de París, Ginebra o Nueva York. Los de Belmond saben mucho del tema. Adaptaron las cabinas con estándares de lujo y pintaron el exterior en verde y oro para reflejar una elegante estética colonial. ¿El resultado? Uno de los trenes más bonitos del mundo. En 1993 se puso en marcha esta ruta que desde entonces no han querido perderse royals, turistas con bolsillo generoso, viajeros chic y cualquier bon vivant que se precie. Tiene una capacidad máxima para 82 pasajeros “disfrutones”, lo que hace que el ambiente sea agradable y a la vez íntimo, y una duración de entre tres y cuatro días para la ruta clásica, que conecta Bangkok con Singapur (o en sentido inverso), y de dos días para la versión reducida entre Bangkok y Kuala Lumpur. Es un tren, sí. Pero nada tiene que envidiar a los mejores hoteles. Un mayordomo estará a tu disposición las 24 horas y en tu vagón dormitorio te sentirás como un verdadero lord en su mansión victoriana, servicio de cobertura de cama incluido. Absolutamente todo está pensado para que te olvides durante unos días de tu rutina diaria y te sumerjas en un ambiente de extremo lujo y opulencia en su vagón-restaurante, el piano bar o la sala de lectura. Todas las mañanas se sirve en el camarote un sofisticado desayuno a base de yogur, bollería, cereales y frutas tropicales. Y, por la tarde, no puede faltar el afternoon tea servido al más puro estilo british, con pepino, salmón ahumado y, por supuesto, deliciosos scones con mermelada de naranja amarga. Su aclamado servicio de alta cocina en movimiento ha sido reconocido a nivel internacional. Dirigido por el chef ejecutivo Yannis Martineau, cuya filosofía gastronómica se inspira en los exóticos sabores del sudeste asiático, el menú de a bordo es una fusión de cocina oriental y occidental y está pensado para reflejar las visitas panorámicas del viaje. Además, cuenta con reconocidos chefs invitados. Por sus cocinas ya han pasado, entre otros, la pastelera singapurense Janice Wong, el tailandés Ian Kittichai, el chef francés afincado en Hanoi Didier Corlou y el australiano Luke Mangan. Además de los relucientes templos tailandeses, desde tu camarote podrás disfrutar del paso del tren por el viaducto de madera de Wang Po hasta la estación del cinematográfico puente sobre el río Kwai. Una vez en Kanchanaburi, la ruta te ofrece varias opciones fascinantes que te permitirán adentrarte en la cultura local. ¿Un paseo en barco por el río Kwai con visita al Museo del Ferrocarril Tailandés-Birmano? ¿Una excursión en bici por un pintoresco pueblo? ¿O una inmersión culinaria en un mercado y una antigua fábrica de fideos? Tú eliges. Una vez en Kuala Kangsar, en Malasia, te espera un autobús con destino Labu Kabong, un pueblo situado entre arrozales y exuberantes montañas, para disfrutar de una experiencia tradicional en la aldea o de una ruta de trekking por los alrededores. Tras cruzar el estrecho de Johor, disfrutarás de Singapur y su mezcla de arquitectura y cocinas china, india y malaya. En definitiva, el Eastern & Oriental Express ofrece una inolvidable ruta en tren desde el corazón de la caótica Bangkok a la deslumbrante Singapur. Se trata de una oportunidad excepcional para conocer la cultura del sudeste asiático desde las comodidades que te brinda el tren más fastuoso del continente. Una experiencia de lujo que cualquiera que ame los largos viajes, la aventura y la grandeza debería probar al menos una vez en la vida. Por cierto, la pastilla de jabón, de Bulgari, sigue envuelta en papel. El lujo clásico no puede perderse. ▪

es-mx