Pura vida

Aguas termales, observación de aves y derroches de verdor en el primer campamento de ultralujo en Costa Rica: Nayara Tented Camp.

POR MARCK GUTT | DON VIAJES

2022-12-05T08:00:00.0000000Z

2022-12-05T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281526525077024

APERITIVO | DESTINOS

Un paraíso de lujo por descubrir cn Costa Rica. ¿Cómo llegar? EN LA FORTUNA DE SAN CARLOS, un pueblo tico custodiado por cascadas, volcanes y bosques llenos de vida, un resort tan discreto como exquisito esconde cafetales, aguas termales y uno que otro perezoso. Inaugurado a finales de 2019, Nayara Tented Camp se presenta como el tercero de los hoteles Nayara en Costa Rica y como el primer campamento de ultralujo en Centroamérica. Con una colección de títulos que lo sitúan como uno de los mejores hoteles en la región, Nayara Tented Camp seduce a sus huéspedes con lo mejor de dos mundos. Por un lado, la promesa de conservación que hace de Costa Rica un lugar ejemplar en términos de turismo sostenible; por otro, el servicio personalizado y los detalles que se esperan de un miembro de The Leading Hotels of the World. Carpas de lujo diseñadas para camuflarse con el bosque, cocinas donde se encuentran diferentes sabores del mundo con ingredientes locales y puentes colgantes custodiados por la grandeza del volcán Arenal son algunos de los atractivos de la propiedad. Menos predecibles, pero sin duda presentes, son también los tucanes, las ranitas de cristal y los escarabajos de colores que prueban que la máxima tica no es solo un decir. En más de un sentido, Nayara Tented Camp es pura vida. RELAJACIÓN NATURAL En plan de descanso y relajación, este lugar es un sueño. Las áreas comunes incluyen una alberca infinita con vista al volcán Arenal, aguas termales camufladas en el verdor del bosque y cabinas de spa que no necesitan sistemas de audio para ofrecer coros de pájaros. La lista incluye también terrazas con fogata y estudios de yoga al aire libre, pero en realidad la atención se centra en las habitaciones. Cada carpa es un palacio. Rodeadas de vegetación abundante, las tiendas están diseñadas para fundirse con el entorno y simultáneamente ofrecer privacidad. Eso sí, la idea de estar adentrado en el bosque no implica el sacrificio de comodidades. Las habitaciones cuentan con tina, arte de ilustradores locales, servicio de minibar y regaderas tanto en el interior como en el exterior. Por si fuera poco, cada carpa tiene su propia terraza con alberca de agua termal. VIDA EN EL TRÓPICO La lista de atractivos en La Fortuna, uno de los destinos turísticos más afamados de Costa Rica, incluye puentes colgantes, tours de observación de aves y recorridos nocturnos para ver animales como ranas y serpientes. Si bien el hotel recomienda a sus huéspedes salir a explorar el pueblo y sus alrededores, no es imprescindible hacerlo para llevar a cabo cualquiera de las actividades mencionadas. En Nayara, un poco de suerte y otro de paciencia bastan para hacer de un simple traslado un safari protagonizado por monos, lagartijas y loros. Caminar por cuenta propia es suficiente para ver desde mariposas hasta sargentos (los pájaros, no los militares: Costa Rica abolió su ejercito en la década de 1940). Dicho lo anterior, para aumentar la probabilidad de ver fauna lo mejor es unirse a las caminatas guiadas que ofrecen. En compañía de Ana, Pablo y Yaha, ver jacamares, monos aulladores y abejas mariolas es más fácil de lo que parece. CORAZÓN CONTENTO Si bien Costa Rica es mejor conocido por sus bichos que por su gastronomía, la combinación de insumos locales y sabores del mundo hacen de Nayara Tented Camp un lugar delicioso. El restaurante Ayla se las ingenia para robar la atención de los comensales con un menú que combina recetas ticas, israelíes y marroquíes; el chef Yanir Elnasi sirve desde gallo pinto tradicional hasta shakshuka con pita hecha en casa. Todo en compañía de vistas al volcán Arenal. Tented Camp también tiene el bar Henry’s, espacio devoto de la mixología y las ginebras personalizadas. ¿Más opciones? Cinco minutos de viaje en un carrito de golf bastan para llegar a Nayara Springs y a Nayara Gardens. Degustaciones de café de altura, platos que reinterpretan recetas asiáticas y terrazas que sirven cerveza artesanal son solo una parte de la oferta culinaria disponible en las propiedades hermanas.

es-mx