Con un sorbito de “champán”

La versión en oro y acero del Black Bay Chronograph de Tudor nos trae la imagen sesentera de un deportivo con mecanismo manufactura y precio competitivo.

POR ANDRÉS MORENO

2022-12-05T08:00:00.0000000Z

2022-12-05T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281887302329888

APERITIVO | RELOJES

UNA COLECCIÓN DE RELOJES está incompleta si no cuenta con una versión cronógrafo. El Black Bay de Tudor lo consiguió en 2017, ubicándose entre las referencias preferidas por los seguidores de la firma suiza. Las razones saltan a la vista: el diseño vintage del Black Bay adopta de manera natural los contadores de la esfera hasta convertirse en un reloj que remite al estilo de los mejores cronógrafos de los años 60. Lo vemos en la escala taquimétrica aplicada sobre el bisel, los protectores de los pulsadores o el acabado en contraste de los contadores. De apariencia clásica, el Black Bay Chronograph venía acompañado de otro poderoso argumento de compra en forma de movimiento manufactura. Ya sabemos que, gracias a Kenissi, Tudor ya es capaz de fabricar sus propios calibres. Sin embargo, esta vez optó por la vía de la colaboración y contó con la ayuda de Breitling para convertir su afamado movimiento B01 en el calibre MT5813. Gracias al acuerdo, Tudor disfruta de uno de los mejores movimientos con cronógrafo del mercado, capaz de ofrecer una reserva de marcha de 70 horas, equipado con embrague vertical y con certificado de cronometría COSC. El Black Bay Chrono se amplió un poco más tarde con los S&G, esto es, las versiones realizadas en acero y oro rosa, en otro guiño que nos remitía a la relojería deportiva de hace 40 años. El acabado bicolor es un buen recurso para ofrecer detalles en oro, sin necesidad de aumentar el precio. Con unos pocos detalles (bisel, pulsadores y eslabones centrales del brazalete) se consigue una imagen más sofisticada y lujosa que la de la versión en acero. Mucho más sí añadimos elementos dorados a la esfera. Primero, fueron los contadores sobre un fondo negro, para completar la oferta en 2022 con llegada de las versiones de esfera dorada (o “champán”, que también suena muy bonito este nombre) con contadores negros. Con las dos opciones en el mercado, ya es cuestión nuestra elegir cuál nos gusta más, aunque después vendrá otra duda al seleccionar la correa. Las opciones son similares en las dos versiones de esfera: brazalete metálico, correa de tela o de cuero de tipo badana. Los precios difieren según los mercados y al cambio de moneda; la primera opción alrededor de los 6.840 euros, mientras los modelos con correa de tela o cuero bajan a 5.650. La diferencia se debe al oro usado en el brazalete metálico. Ya sea por diseño, acabados y nivel del mecanismo, el Black Bay Chrono es uno de los cronógrafos más interesantes del mercado en cuestión de precios. ¡Ya lo queremos! SE TRATA DEL PRIMER MODELO impulsado por un movimiento de carga automática con tourbillon dentro de la colección Overseas. Viene con una impresionante caja de acero inoxidable y nos presume una fina estética y muy funcional: no se necesita ninguna herramienta, sino que basta con un suave movimiento. Gracias al práctico concepto de intercambiabilidad desarrollado por Vacheron Constantin, el reloj disfruta de una modularidad especial y es posible disfrutarlo con brazalete de acero o con correas de caucho o piel azul, lo que permite al usuario alternarlo con diferentes estilos.

es-mx