¿Y tú .... conoces a Lindsay?

Mientras todos andábamos muy ocupados, Lindsay Lohan ha hecho en silencio un recuento de sus años de mayor éxito y hoy quiere hablar de ellos.

POR MADELEINE FRANK REEVES STYLING CASSIE ANDERSON FOTOGRAFÍAS ELLEN VON UNWERTH

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282961044188674

COSMO POWER

Escucha. Podría contarte cómo crecí con Lindsay Lohan, viendo todas y cada una de sus películas como Parent Trap, que coincidió justamente con el divorcio de mis padres; Freaky Friday, cuando ambos decidieron volver a rehacer sus vidas; o Mean Girls, mientras experimentaba la pesadilla de estar en secundaria. Pero no, porque casi tod@s l@s que hoy tenemos 36 años de edad, coincidimos en las mismas vivencias, pues sus cintas retratan nuestra propia historia; y bueno, la mayoría de ellas la llevaron a ser la celebridad que actualmente es, igual que moldearon, sin duda, su personalidad. Mejor, prefiero enfocarme en el presente, porque Lindsay está justo sentada frente a mí con su icónica cara llena de pecas. Viajó desde su casa en Dubai solo para hacer nuestra portada y eso es grandioso. Ella se mudó a aquel país por la consigna de que allá los paparazzis son ilegales, así que ya no lidia con ellos. Nuestra entrevista fue planeada desde hace un año y tenemos mucho de qué hablar con ella. Lindsay está terminando de arreglarse para la promoción de su más reciente película de Netflix llamada Falling for Christmas, seguida de dos películas más, lo que promete el regreso de la reina de las comedias románticas que tanto amamos. Pero, además, en esta interminable lista de cosas que hace, la actriz también es productora ejecutiva de estos proyectos con Netflix, realizadora de su propio podcast The Lohdown con Lindsay Lohan, narradora del reality de citas románticas de Amazon Prime Lovestruck High, estrella de los comerciales del Super Bowl para la marca Planet Fitness y una recién casada; ¿te imaginas todo esto junto? ¡Internet está esperando explotar por las noticias sobre ella! Y está aquí frente a mí, con cara lavada, justo antes de iniciar toda nuestra producción para esta sesión de fotos, lo cual la hace muy feliz. Sentada en una silla de estrella de cine, en el Hotel Roxy de Nueva York, toma un matcha latte frío mientras convive con su equipo de managers. Por un lado, veo a su publicista Leslie Sloan, con quien trabaja desde Parent Trap; su peinador D.J. Quintero; el maquillista Kristofer Buckle; a lo lejos la espera su manicurista Elle Geratein y su representante, por parte de Netflix, Shannon Skoczylas: todos colaboran arduamente para que todo marche a la perfección. Lindsay habla de manera pausada, tranquila y medita sus respuestas para que no sean modificadas de manera negativa al redactarlas, como ya le ha sucedido. Cuida sus palabras, pero también suelta una que otra carcajada; de repente habla del pasado, pero se nota muy ilusionada con este nuevo presente lleno de proyectos. Y según ella misma responde a nuestro cuestionario para las Picks Cosmo, considera que este es el año favorito de toda su vida. No quiero interrumpir a Kris mientras realiza ese makeup, pero ustedes dos llevan años trabajando juntos, ¿verdad? Kristofer Buckle (1): ¿Cuándo te maquillé por primera vez, a los 16? Lindsay Lohan: Sí, 16 y quizá fue para Confessions of a Teenage Drama Queen. Después hicimos Mean Girls, Saturday Night Live y luego vino todo lo demás. KB: Recuerdo que durante SNL, estaba en su “Fase de la crema autobronceadora” y los técnicos de iluminación decían: “Ay, se ve muy bronceada, ¡demasiado bronceada!”. Hicimos millones de proyectos juntos. Ella inició esta época en la que el maquillaje se volvió una tendencia. Sabía pedirte lo que quería que le hicieras de look. LL: Claro, siempre ponme más contour. KB: Siempre ha sabido cómo quiere verse. Su opinión está bien plantada. Es muy consciente de que esculpir el rostro es glamuroso. Incluso antes de la moda de los iluminadores en pómulos, ella decía: “Ponme más brillo en la cara.” ¿Cuál es tu rutina de piel? LL: Me hago faciales no invasivos (no inyecciones ni rellenos faciales). Me encanta el láser, como Morpheus8, estoy obesionada ahorita con eso. ¡Díos mío! Yo me lo hice y haz de cuenta que me daban latigazos en la cara. Estaba sentada ahí diciendo: “¿¡En verdad, hago esto por la belleza!? KB: La belleza siempre vale la pena. LL: El chiste es pedir una crema anestésica para antes del tratamiento, así ya no te duele tanto. ¿En esta era de los filtros en redes sociales, importa investigar lo que realmente se necesita para estar listas para las cámaras? LL: ¡Claro!, porque solo vemos lo que al final sale en las pantallas. Pero nosotros no sabemos lo que ocurre detrás de ellas. ¿Qué te parecen las redes sociales? LL: Pues, ¡no sé! Saturan mucho. Aunque la parte buena es que, ahora, tú como artista controlas tu propia narrativa. Cuando empecé en el negocio, ninguno de nosotros tenía voz. Antes había fotos de paparazzi que no eran lo que parecía y la gente se la creía; hoy puedes aclarar todo, es muy bueno que en esta época la gente pueda decir quiénes son y quiénes quieren ser. Antes no teníamos esa gran oportunidad que las redes nos dan. Pero la información en las redes se mueve en segundos; trato de ir con ellas, pienso qué postear, lo escribo antes, lo envío a mi equipo, porque es mi deber ser responsable. La parte buena es que tú misma controlas tu narrativa o mensajes en redes, pero... también las dificultades de los trolls o la presión de echar a perder todo de manera masiva LL: Tienes que tomarte la opinión de la gente como si fuera solo un granito de sal y seguir siendo tú. Hacer las cosas con calma, porque todo es prisa por postear, por opinar y ¡hay que bajarle a eso! Relájense. Si la gente pudiera verte una noche cualquiera en tu casa en Dubai, ¿cómo te verían? LL: Cocino muchísimo. Sigo una cuenta de Instagram que se llama @EatingHealthyToday; hacen recetas buenísimas y muy sanas. Preparo mucha comida italiana, pastas; comida árabe como los famosos machboos que llevan pollo con verduras. Me queda muy bien la sopa rusa Borscht. Y me voy a dormir a las 9:30, muy temprano. ¿Duermes bien? LL: Sí... excepto cuando vengo a Nueva York. Creo que la idea de tenerme que levantar muy temprano me genera ansiedad; pero yo necesito mis ocho horas de sueño. Cuando filmo puedo dormir unas seis horas a pesar de los llamados casi de madrugada; pero me gusta dormir bien y me siento mejor cuando lo hago. Ahora tienes una rutina llena de trabajo, ¿cómo manejas eso? LL: Bien, me encanta estar de regreso en las sesiones de fotos y aquí en Nueva York. Me gusta promocionar lo que filmé, este es el trabajo más divertido de todo el proceso. Así que estoy contenta y entusiasmada. ¿Es complicado balancear tus tiempos estando aquí, en NY? LL: Lo primero que quiero hacer cuando vengo es visitar a mi sobrinita; es hermosa. Además, pasar tiempo con mi familia. Voy a algunos restaurantes específicos, como Carbone, Blue Ribbon Sushi. Visito Central Park. Y siempre trabajo. Es genial. Siempre trabajar, ¡eso es Nueva York! Y tu acuerdo con Netflix ha tenido mucho éxito. ¿Cómo fue que decidiste aceptar? LL: Me dio tranquilidad saber que este primer guión era de una comedia romántica (2). Porque es genial trabajar en un proyecto con buen corazón, que es familiar y hace que la gente se distraiga. Y también me entusiasmaba regresar en un proyecto con Netflix, que ahora forma parte de mi familia laboral. ¡Además, como productora ejecutiva! Era todo el paquete perfecto para mí. ¿Sabes algo? Creo que la mayoría de la gente no sabe qué hace una productora ejecutiva... LL: Bueno, es un rol muy distinto al de solo protagonizar una película. Para mí, fue estar involucrada en todos los pasos de la producción, desde el casting de los actores, realizar la película, editarla, incluso, meterme en algunas partes del guión. Así que no solo actúas, sino incluso adaptas algunas partes de la historia LL: Exacto. Y trabajo en el vestuario de los personajes, caracterización y desarrollo de su psicología. ¡Interesante! Me encantaría saber cómo construyes hoy el perfil de un personaje cuando has sido actriz desde que tenías cinco años de edad. LL: Todo es evolución. Se me da fácil ya construir personajes, especialmente en las comedias románticas, así que no lo siento como un trabajo. Pero cuando realmente miras al personaje y lo mucho que puedes dar a la gente en pantalla a través de los ojos de este, hay mucho con lo que jugar y trabajar. Extrañaba hacer un personaje con muchas características físicas determinantes para su representación. En esta película me dije: “Estamos aquí, ¿por qué no? Estoy dispuesta a hacerlo”. No puedes tener miedo de ello. Y para la siguiente (3), voy a interpretar un tipo de personaje diferente, más nerd. Si hicieras una película de tu vida, ¿qué momentos cruciales incluirías? ¿Qué recuerdos te vienen de inmediato a la mente? LL: La primera vez que presenté Saturday Night Live. Fue un gran momento. Luego, cuando presenté los MTV Movie Awards, ambos fueron momentos realmente importantes para mí. Pero creo que cuando estás en ello, no te impacta. Y nunca pensé que diría esto, pero a medida que envejeces (4), miras hacia atrás y te dices: “¿Realmente hice eso? ¡Oh, Dios mío, sí hice todas esas cosas!”; lo cual es una sensación genial al final. Y soy el tipo de persona que ahora quiere volver a hacerlo, pero 10 veces mejor. ¿Cómo sería hacerlo “10 veces mejor”? LL: Hacer distintos premios. Saturday Night Live, obviamente, lo volvería a hacer. Representar distintos personajes, como de cine de acción, que jamás he hecho (5). Y realizar otros proyectos que están guardados en mi mente, como una visión del futuro próximo. Cuando ves tu carrera y te das cuenta de que prácticamente has trabajado toda tu vida, ¿alguna vez piensas: “Oigan, necesito un descanso”? (6) LL: Sí, puedes descansar, pero debes hacerlo en el momento correcto, porque también es bueno seguir el ritmo. Además, te conviertes en una familia cuando estás en un set, y luego, cuando el proyecto termina, es como un choque cultural: no sabes qué hacer contigo misma. Es bueno tener cosas para mantener la mente activa. Y también ayuda conservar el contacto con toda esa gente, es lo que hago. Como Nancy Meyers y sus hijas, estamos todos muy unidos. Has trabajado prácticamente con los más grandes de la industria cinematográfica, ¿a estas alturas, hay alguien con quien te dé mucho nervio hacer un proyecto o te intimide en el set? LL: Al Pacino (7). Le he pedido todos los consejos que puedas imaginarte, desde laborales hasta personales. Es increíble platicar con él. Hace poco estaba en un restaurante de San Francisco y observé que el mesero se puso delante de la mesa con miles de charolas y platillos, como tapándonos; yo le dije: “Ay, gracias que nos tapas de los paparazzis”, él me contestó: “No, no lo hacía por ustedes, sino porque acaba de llegar el señor Pacino”. Fui a saludarlo. No me da nervios hablar horas con él por teléfono pero sí encontrármelo en un lugar público. Aun así, le dije: “¿Está bien si nos tomamos una foto? Tenemos que fotografiar este momento”. ¿Cuál es el mejor consejo que Al Pacino te ha dado? LL: Siempre me dice: “Enfócate en la construcción de tu propio trabajo”. Y creo que es muy sabio que nada nuble la visión de ti mismo. Me parece que hoy estás ampliando muchísimo los horizontes de tu trabajo. Haces un podcast donde lo mismo entrevistas a Gigi Gorgeous que al grupo Salt-N- Pepa. Se te dan bien las entrevistas. LL: Gracias, porque –la verdad– me da nervios hacerlas. He vivido para ser entrevistada, así que hacer las preguntas yo misma resulta difícil. Quiero ser atenta, bien intencionada y que las preguntas sean humanas, no para causar chismes o polémica. Se aprende mucho de los entrevistados, de su éxito y del autocuidado, ¿cómo cuidas de ti misma? LL: Amo correr en la caminadora. Me libera. Y medito todas las mañanas mientras me baño. ¿Quiénes conforman tu red de soporte emocional? LL: Bueno, tengo un esposo increíble que es muy tranquilo (8). Mi esposo y mis amigos son gente de bien. El único apoyo que necesito es de mi familia, amigos y de quienes amo. ¿Te refieres a amigos de la industria del entretenimiento, o a personas ajenas a este negocio? LL: No, no son amigos de esta industria, es gente de afuera de esto. Platícame sobre tus hobbies… ¿coleccionas algo? LL: Bolsos. También soy fanática de la ropa de segunda mano y de la joyería vintage. Si veo algo y no se me sale de la cabeza por más de dos semanas o de tres, voy y me lo compro (9). Antes era muy impulsiva para comprar y eso ya se me quitó. Ok, para finalizar un par de preguntas más: ¿De qué estás muy orgullosa en este momento? LL: El futuro, creo. Estoy entusiasmada con el futuro y me siento orgullosa de cómo se está desarrollando todo. ¿Crees que a la gente le emociona este nuevo regreso tuyo? LL: Siento que todo es muy positivo y eso me gusta. Quiero mantener ese impulso. Hoy vas a estar haciendo fotos todo el día, con los ojos de todo el mundo puestos en ti. ¿Qué pasa por tu cabeza? ¿Es un momento de nerviosismo para ti? LL: Yo me sumerjo en el trabajo. Ha sido mi forma de vida siempre. Me paro frente a la cámara y todo el mundo exterior se detiene. Esta página: Saco y falda, Christian Siriano. Aretes, y anillo de dos dedos, Ara Vartanianby. Anillo, Sauer. Página opuesta: Jumpsuit Chanel, New York Vintage. Zapatos, Roger Vivier. Collar, Tiffany & Co. Anillo, Melissa Kaye. Pelo: DJ Quintero para Living Proof at The Wall Group. Makeup: Kristofer Buckle at Crosby Carter Management. Manicure: Elle Gerstein at Crosby Carter Management. Props: Chelsea Maruskin at Art Department. Locación: Roxy Cinema New York.

es-mx