Publication:

Cosmopolitan (México) - 2021-05-01

Data:

La magia del color en mi departamento se convirtió en mi terapeuta

COSMO VIBES

Por MIA LARDIERE

No es un recurso para desesperad@s lgual que tú, siempre estoy al pendiente de mis apps de astrología, –por lo menos– 12 veces al día y me escondo debajo de la cama cada vez que Mercurio retrógrado aparece. Así que no fue extraño para mí empezar a preguntarme exactamente qué podría hacer el universo por mi piel. Tengo manchas oscuras en la cara que simplemente NO se desvanecen, aunque, como editora de belleza de Cosmo US, literalmente he probado de todo. En este escenario, no te será difícil creer que en mi desesperación llegué al punto de ponerme en contacto con la astróloga Lisa Stardust, quien accedió a prepararme una rutina de tres días diseñada en torno a la Luna llena, porque resulta que este satélite natural = poderosas vibraciones para el cuidado de la piel. Se supone que la Luna rige tu vida emocional y –seguro no lo sabías– esta puede influir bastante en el estado de tu cutis. Según Stardust, cualquiera tiene la capacidad de usar las fases lunares para calmar el acné, lograr un brillo espectacular o, desvanecer las manchas oscuras, por ejemplo. Pero, antes de contarte lo que pasó, déjame hacer una pausa para decirte que estoy consciente de que los resultados tangibles en la piel suelen tardar más de tres días. Sin embargo, nada tenía que perder. Luna creciente Stardust me dice que piense en esta noche como una forma de preparación para el gran evento de mañana (la Luna llena es como el Oscar de la astrología, ¡yo no hago las reglas!). Me exfolio con una mezcla de miel cruda y mantequilla de almendra. Stardust –en realidad– sugirió almendras molidas, pero este frasco es de Whole Foods, así que... no puedo decir si mi piel ya se ve mejor. Entonces, me tomo una selfie para mi grupo de WhatsApp. Su veredicto: sea cual sea la razón, me veo bien. Luna llena En “el día más fuerte para el cuidado de la piel”, Stardust me hace mezclar miel orgánica y vitamina C en polvo con un aceite de lavanda (pero uso un aceite facial, porque, como puedes ver, no estoy bien abastecida ni soy buena para seguir indicaciones). Dejo que se absorba y me siento superhidratada, así que no me pongo nada más en la cara antes de ir a dormir. Luna menguante “Este es un gran día para desterrar cosas”, dice Stardust. Entonces, con tal de asegurarme de que mi piel capte el mensaje, preparo un limpiador de avena, o sea, pongo en el microondas un bowl de avena instantánea en lugar de la mezcla de este cereal con miel recomendada por Stardust; porque odio cocinar. (Así como tú, también me estoy acostumbrando a interpretar los consejos astrológicos, como yo quiera). Y bueno, ¿cómo funcionó todo? No puedo decir que mis manchas oscuras hayan desaparecido, solo –honestamente– mi piel se ve y se siente fresca. Además, estoy un paso más cerca de vivir cada parte de mi historia según las estrellas. Algo así. en una clase de psicología en la escuela aprendí que los colores pueden influir en tus pensamientos y sentimientos. Al menos, estoy bastante segura de que eso fue lo que dijo el profesor; pero... si yo no estaba prestando atención, sí lo hacían las brujas que ahora utilizan los colores para invocar ciertas energías a través del diseño de interiores. Mi amiga Sarah Potter, una experta en el tema, profesional y practicante de la magia, me dio algunos maravillosos consejos cuando me sentía pésimo hace unos meses. Me sugirió: 1 Cambiar la luz fluorescente de mi habitación por una más cálida y añadir una vela en mi buró para conseguir un brillo extra (puedes utilizar luces LED, si te preocupa quemar tu casa). “No necesitas una luz fuerte y vigorizante porque no trabajas aquí”, me explicó Potter. ¡Tiene mucho sentido! 2 Añadir algunas plantas que den mom-vibes a mi recámara para promover la buena salud. Es la excusa perfecta para colocar –por fin– el papel tapiz con hojas de plátano pintadas que encargué hace tiempo. 3 Cambiar mis sábanas blancas por otras de un color más soñador, como el morado, plateado o gris claro. 4 Dejar flores de color rosa suave en la entrada a mi casa. Me recibirán con dulzura desde que pase por la puerta. 5 Comprar una tetera amarilla para mi cocina. Mis madrugadas de las 5 am serán superalegres con una dosis de tonos soleados. Aparte de casi quemarme el pelo cuando prendí la vela por primera vez (no preguntes), mi nueva iluminación provoca que mi cuarto parezca un útero de la mejor manera posible; mis ojos están muy contentos de poder relajarse después de trabajar todo el día en una oficina con una luz bastante cegadora. Y para amplificar las vibraciones de mis nuevas sábanas, Potter me dijo que visualizara una luz púrpura rodeándome antes de acostarme; definitivamente todavía no he alcanzado este tipo de meditación máxima, pero es un buen recordatorio diario para respirar profundamente. Por otro lado, cuando voy tarde para llegar a la clase de spinning, una mirada a mi tetera amarilla me recuerda que la vida seguirá aun si el instructor (que me da miedo) me regaña. Las peonías rosas de la puerta de mi casa tuvieron un efecto igual de reconfortante; su perfume, incluso, superó el mal olor de las bolsas de basura –que odio, pero las compré por casualidad y ahora las tengo que usar–. Lo mejor de todo es que mi papel tapiz me hace sentir como si viviera en Margaritaville (todos nos merecemos un rato de evasión).

Images:

Categories:

Televisa

© PressReader. All rights reserved.