Publication:

Cosmopolitan (México) - 2021-05-01

Data:

LADY CARDIO

OPEN MIND

Mi esposo comenzó a insistir en que necesitaba hacer ejercicio para cuidar más de su salud, así que no me sorprendió cuando me dijo que se había inscrito a clases de spinning en un gimnasio particular. Me dio ternura porque lo vi muy emocionado: compró zapatos y ropa especial, un reloj para medir su pulso y ritmo cardiaco. Nunca me cruzó por la cabeza cuestionar sus motivos hasta que encontré un mensaje sospechoso en su celular. Ya saben lo que dicen: “Ojos que no ven, chats que te lo cuentan”. Cada sesión que tenía tres veces a la semana no era de ejercicio, ¡era de pasión! Se veía con una instructora para hacer todo, menos spinning. No se confíen cuando un cucaracho les diga que va a “hacer cardio”.

Images:

Categories:

Televisa

© PressReader. All rights reserved.