Publication:

Cosmopolitan (México) - 2021-05-01

Data:

Yoga para... ¡todos!

WELLNESS

Por CONSTANZA ALCOCER

Parece difícil de creer pero, la primera vez que Jessamyn Stanley tomó una clase de yoga cuando estaba en prepa... no le gustó. Años más tarde, cuando estudiaba el posgrado y pasaba por un periodo de depresión, una amiga la invitó a una clase y –aunque al principio se resistió– terminó por ir; una decisión que cambió su vida. “En esas primeras clases no podía hacer ninguna postura fácilmente, todo me parecía imposible”, le cuenta a Cosmo. “Pero con el tiempo me di cuenta de que yo misma me estaba poniendo ‘barreras’ sobre quién era yo y qué podía, o no, hacer; entonces, decidí que si podía hacer esto, también lo opuesto. No tenía que ser la mejor o la más flexible para intentarlo; y ese sentimiento de intentar las cosas es lo que ha impulsado mi pasión”. Actualmente, Jess cuenta con una plataforma para dar clases online, además de ser una autora y promotora del body positivity y body acceptance. Inspirando por accidente Aunque Jessamyn inspira a miles de mujeres alrededor del mundo a hacer yoga y aceptar su cuerpo tal y como es, esa es otra cosa que llegó a ella por casualidad. “Yo nunca me propuse inspirar a nadie (risas), simplemente llego a mi estudio y practico yoga para mí misma, pero creo que al cuidarte a ti mismo, cuidas a los demás y eso se vuelve inspirador para otros; es una locura el impacto que practicar yoga en mi casa ha tenido”, nos dice. TODOS pueden Es normal no sentirnos cómod@s la primera vez que probamos algo nuevo, sobre todo si –por ejemplo– llegamos a un estudio de yoga y vemos que todos a nuestro alrededor parecen hacerlo perfectamente y nosotros apenas podemos hacer el Saludo al Sol. En este sentido, la pandemia nos ha ayudado, pues al hacer ejercicio en casa nos sentimos más relajados sin que nadie nos vea. “No solo por sentirte en confort a solas, también ha sido importante esta parte de encontrar un hogar en ti misma aunque el mundo esté loco”, reflexiona Jessamyn, quien nos cuenta también que cuando empezó a postear sus prácticas de yoga en redes notó que mucha gente comentaba cosas como: “No sabía que la gente gorda podía hacer yoga” y ella pensaba: “¿Por qué no podrían?”. Así que continuó compartiendo sus prácticas con el fin de demostrar que la “gente gorda” podía practicar yoga y siempre lo había hecho. Fue así como –de manera indirecta–, comenzó a promover la aceptación corporal. Aceptar tu cuerpo Stanley considera que, a veces, el mensaje del body positivity es malinterpretado: “Hay gente que lo entiende referente a la ropa o solo para mujeres de tallas grandes. Pero lo importante es que es para todos, sin importar cómo te veas. Se trata de aceptar tu cuerpo y ser capaz de decir: ‘Hoy estoy bien, todo sobre mi cuerpo está donde debe estar, no necesito cambiar nada’ y saber que si quieres cambiar algo es porque quieres hacerlo y no porque lo tienes que hacer”. Sin duda, aceptarte tal y como eres es una práctica de amor propio que se puede sumar a muchas otras como el yoga o como las que disfruta hacer Jessamyn para consentirse, desde ponerse una mascarilla, darse un baño, hasta escribir en su diario. “Algunas veces, demostrarme amor propio consiste en acciones intangibles como simplemente no hablar con gente que me pone de nervios”, se ríe mientras nos describe todas esas cosas que solamente ella puede hacer por ella misma. Y tú, ¿qué haces para darte amor a ti misma?

Images:

Categories:

Televisa

© PressReader. All rights reserved.