Publication:

Cosmopolitan (México) - 2021-05-01

Data:

Un mal consejo que tod@s tenemos que olvidar:

BEAUTY LOUNGE

Por RUBY BUDDEMEYER

en algún momento de la vida, alguien empezó a difundir un rumor nada agradable sobre mi producto de belleza favorito. Decía algo así: “el rímel a prueba de agua —en toda su increíble larga duración y fijación de rizos— es superduro; a menos que odies tus pestañas o te parezca bien que se rompan y caigan, no deberías usarlo en lo absoluto”. Sí, obvio esto da miedo. Pero para nada es cierto. El producto en sí no es malo para tus pestañas; de hecho, es prácticamente igual al rímel normal, con una diferencia clave: “Es anhidro, o sea, en términos más coloquiales, no contiene agua”, afirma el químico Ron Robinson, fundador de BeautyStat. Las fórmulas hechas a base de agua son mucho menos propensas a adherirse a las pestañas cuando entran en contacto con la lluvia, el sudor o las lágrimas. En cambio, el rímel a prueba de agua se fabrica con una combinación de ceras, siliconas y/o polímeros, por supuesto, todos estos ingredientes son perfectamente seguros y amables con las pestañas, insiste Robinson. Entonces, ¿cómo es que este producto, técnicamente inofensivo, tiene tan mala fama? Claro, era de esperarse, por la forma en que algunas personas intentan quitárselo. “Frotar y jalar es lo mejor para eliminar el chicle del zapato, no el rímel de la cara”, advierte la dermatóloga Mona Gohara. Esta manera tan ruda de retirarlo, no solo puede perjudicar la salud de tus pestañas, también “traumatizar la ya de por si delgada piel del ojo, romper los capilares y –lo que menos queremos todas–, empeorar las arrugas”, enfatiza la experta. Además, hay una solución bastante sencilla: utilizar un desmaquillante o limpiador a base de aceite, que disuelve fácilmente el rímel a prueba de agua. Solo tienes que poner un poco en un algodón y deslizarlo suavemente por las pestañas hasta que queden bonitas y bien limpias. Después, aplicar tu limpiador facial habitual (de preferencia que sea ligero y cremoso). Voilá, el rímel desaparece por completo (sin dramas). Y así terminamos esta pequeña lección para desmentir tan espantosos rumores. Gracias por leerme. Ahora, hazme un favor y vuelve a vivir tus mejores momentos de vida a lado de tus máscaras a prueba de agua.

Images:

Categories:

Televisa

© PressReader. All rights reserved.