Graciela Iturbide

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

2023-01-01T08:00:00.0000000Z

Editorial Televisa

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/283785677909495

Caras Arte

Una leyenda más que viva Sus fotos se sienten como el viento denso de polvo, que enmaraña el pelo de las mujeres seri del Desierto de Sonora, como la intimidad del cuarto en Juchitán donde un hombre vestido de mujer se mira al espejo, como la humedad del pecho moreno de una mujer zapoteca después de amamantar a su hija. Las imágenes de Graciela Iturbide son registros vivenciales, que nos convidan su complicidad con los retratados; que nos hace sentir la piel chinita como la de las iguanas que carga una juchitana en la cabeza. Qué sería del arte sin provocar tal emoción, y qué sería de nosotros sin esta fotógrafa excepcional que nos pone en trance al asistir con sus imágenes al ritual ancestral de la muerte o al desvarío del festival de rock de Avándaro. El legado de Graciela nos regala la identidad más bella, desde su mirada femenina, la fotografía se sublima, blanco y negro con exceso de sorpresa, como aquella Mujer Ángel con un transistor en la mano, o los hallazgos del baño de Frida Kahlo, abierto 50 años después de su muerte, más recientemente, el camino del río de lava de un volcán en Lanzarote. Graciela es capaz de dejar bien claro que detesta los clichés, para afirmar que su obra no tiene nada de magia (la han querido denominar como realismo mágico), que los lugares comunes la limitan; para decirnos que su cámara –siempre análoga– más que su herramienta de trabajo es su aliada para conocer la vida, no importa si ya llegó a los 80 años. Gracias, Graciela, por transformar la luz en legado, porque sin tu ímpetu para recorrer lugares remotos, sin tus ángulos insospechados y tu esencia antropoética, no entenderíamos eso intangible de nuestra realidad. SOBRE GRACIELA -Ganó el Premio Hasselblad en 2008, el mayor reconocimiento internacional a la fotografía. -Fue alumna y asistente de Manuel Álvarez Bravo. -Tomó fotografías en París a lado de Henri Cartier-Bresson, quien fue su amigo. -Tiene colecciones permanentes en el Centro Pompidou de París y en el Museo Getty de Los Ángeles.

es-mx