Televisa Kiosco Digital

TE RECOMENDAMOS: ¿ENCORVARTE? EN ESQUIRE

LA MEJOR SILLA ERGONÓMICA para tu escritorio de la marca Herman Miller cuesta aproximadamente 1,750 dólares.

Podrías probar una de esas sillas raras que parecen una mecedora para niños, o tal vez te han convencido de comprar un escritorio con caminadora con la premisa de “Camina mientras mandas correos o durante tu llamada de Zoom”. Hacen chalecos que puedes usar, o dispositivos que te pones en la espalda y vibran cuando tu postura no es la mejor. “Gira tus hombros hacia atrás”, decía tu maestro de educación física. Los terapeutas te dirán que te recuestes boca abajo y que levantes tus brazos y piernas simultáneamente. Fortalece los músculos de tu abdomen. Fortalece tus laterales.

O tal vez, simplemente podrías encorvarte.

Quítate un peso de encima. Permite que tu columna se doble como los esqueletos educativos de la escuela. Así lo quiso Dios. Si tuviéramos que estar sentados derechos, ¿no sería más fácil de lograrlo? Nuestra espalda duele igual cuando nos sentamos todo el día con una almohada ergonómica ajustada a nuestra silla o no. Pero, ¿sabes qué no duele y además es gratis? Encorvarse. Uno de los placeres más sencillos de la vida y, además, uno que recomendamos.

Los propósitos de una buena postura son sospechosamente confusos. Todo el tiempo se dicen frases como “incentiva una alineación adecuada” y “disminuye la tensión”. Una búsqueda en Google ofrece beneficios intangibles de sentarse derecho: proyecta seguridad y esto influye en los que te rodean. En pocas palabras, comodidad para el mundo. ¿Pero es cierto? ¿La comodidad en sí no proyecta más comodidad? ¿Qué personas tienen una mejor postura? Los bailarines, los patinadores sobre hielo, los hombres que dicen que miden 1.80 cuando en realidad miden

1.72. Estas personas están haciendo una presentación, no están relajados. ¿Estás al lado de alguien que se sienta completamente derecho en un banco alto (el asiento del diablo) en la barra de un bar? Corre. Una vida de autenticidad es una vida con la espalda ligeramente encorvada. ¿Quién puede decir que no soy perfecto a mi manera, acomodado como una lombriz y sin un gasto de 1,750 dólares?

Piensa en tu salud a largo plazo, eso dicen todos, pero ¿verdaderamente te has detenido a pensar el papel que tendrá tu espalda en tu vida? Tu espalda alta es un coro griego –está ahí, cantando, y puedes verlo y escucharlo en el fondo–, pero no es la estrella del show. La atención está en tus pulmones y en tu corazón. Es lo que la audiencia recordará al final. Así que preocúpate por mantenerlos contentos.

Al final de un largo día, ¿hay una mejor sensación que relajar tu espalda? Cuando el corazón y los pulmones dejen de cantar, la postura no importará nadita. Dejaremos de encorvarnos en el cementerio.

Contenido

es-mx

2023-11-01T07:00:00.0000000Z

2023-11-01T07:00:00.0000000Z

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/282316799709743

Editorial Televisa