Televisa Kiosco Digital

¡PABLO LYLE LE PIDIÓ REHACER SU VIDA!

La decisión de ANA ARAUJO de hacer oficial su nuevo romance tiene como antecedente un admirable acto de amor del actor

El drama de Pablo Lyle registra un nuevo episodio, ahora fuera de prisión. La semana pasada, Ana Araujo, su mujer, sorprendió a propios y extraños al mostrar, por primera vez en sus redes sociales, una foto abrazada y besando en la mejilla a quien desde hace varios meses figura como su apoyo emocional, justo desde que el actor fue condenado, en Miami, a cinco años de prisión y ocho de libertad condicional por homicidio involuntario. Se trata de Marco Lavin, estilista y fotógrafo mazatleco que robó su corazón justo en febrero de 2023, cuando se le dictó sentencia a Pablo. Su revelación desató polémica, porque públicamente no se ha informado si la pareja, padres de dos hijos, ya se divorció. La ahora empresaria se convirtió en blanco de ataques de mujeres que ven inapropiado que ella deje al actor para vivir su propia

SU ADIÓS.

En la antepenúltima audiencia, Ana y Pablo se besaron y vieron a los ojos. Desde marzo de 2019 su amor se fue en picada.

felicidad. Claro, también hubo quienes apoyaron su decisión de “oficializar” el romance con quien desde meses atrás intercambia cariñosos mensajes en Instagram.

SE DIVORCIARON ANTES DE LA SENTENCIA

Desde aquel 3 de febrero han pasado muchas cosas en la vida de ambos. Cuando se apagaron las cámaras del estrado, y ya juzgado por causar la muerte de Juan Ricardo Hernández, hombre de 63 años al que golpeó en marzo de 2019 en un incidente vial, Pablo fue abrazado por su familia; le pidieron estar tranquilo, no preocuparse por lo que pasara afuera; todos estarían bien, especialmente Aranza y Mauro, sus hijos, hoy de 12 y 8 años, respectivamente.

La conversación de la pareja fue breve; sin embargo, información obtenida por TVyNovelas resalta que ambos decidieron separarse en común acuerdo para que ella no atara su vida a la de él, al menos sentimentalmente. Pablo le

pidió darse la oportunidad de conocer a otras personas para ser una mujer plena, feliz y amada. Así, previo al dictamen de la sentencia, comenzaron el proceso de divorcio.

ELLA SE CONVIRTIÓ EN PRÓSPERA EMPRESARIA

Así, Ana volvió a Mazatlán, Sinaloa, donde se conocieron cuando ambos eran adolescentes; comenzó a dar cursos y a vender productos para mantener a sus hijos. Emprendió un negocio de donas donde ambos le ayudan elaborarlas sin azúcar ni harinas refinadas. El negocio creció tanto que ha dejado atrás la presión económica que le generó el gasto de abogados por el caso de su Pablo.

“Estoy viviendo una situación que muchas mujeres enfrentan en el mundo, en el país, y te quedas como cabeza de familia. No queda de otra más que chambearle, y se me han abierto las puertas para trabajar y la gente me ha ayudado mucho a emplearme en diferentes cosas, y ha habido un crecimiento para mí. Las situaciones difíciles te hacen crecer como persona”, dijo para una revista de sociales.

En junio de 2022, al cumplir ocho años de relación con el actor, armó también un podcast donde dijo: “Ya entendí que en la vida no podemos ser salvadores de nadie; muchas veces me la creí, lo intenté y la pasé muy mal, malas experiencias y perdí amistades por querer solucionarle sus problemas, y entendí que no hay que ser salvadores de nadie”.

Además, a sus 34 años se dio la oportunidad de salir con amigos, conocer más personas, cuidando siempre que la vida de sus hijos en Mazatlán transcurriera sin sobresaltos. Durante el proceso legal de Pablo, los pequeños viajaban de México a Estados Unidos, sin desconectarse de sus amigos ni descuidar su vida social en Sinaloa.

EN PORTADA

es-mx

2023-09-18T07:00:00.0000000Z

2023-09-18T07:00:00.0000000Z

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281779928730559

Editorial Televisa