Televisa Kiosco Digital

Respetar tus límites

¿Respetar tus límites (y ponerlos) es tu gran talón de Aquiles? Lee los consejos de estas dos expertas.

Por JESSICA LÓPEZ CERVANTES

¿Tu talón de Aquiles?

LIMITANDO AL JEFE Daniela Nicolau:

“A muchas personas se les dificulta porque la primer idea es ‘¡pero me va a correr!’. A ver, tu jefe te dice: ‘Necesito que hoy me acompañes a una comida con un cliente y vamos a acabar tardísimo’. Tú respondes: ‘Oye, mi día acaba a las 6 y tengo un compromiso a las 8:30’. Él dirá: ‘Perfecto, ¿Natalia, tú puedes?’. No pasa nada, no estás incumpliendo. O tal vez insista; bueno, checas contigo misma: ¿qué se siente bien y qué no? Pues es el cumple de tu mamá e irás a cenar con ella. ¿Te sentirás mal si le cambias el día? ¿Qué necesitas tú? ¿Cuál es tu estructura interna? ¿De qué manera no te vas a defraudar a ti? Ahora bien, si por decir ‘no’ te empiezan a hacer a un lado o sí te despiden, te tienes a ti y el pensamiento debe ser: ‘En este trabajo no me cuidan ni respetan, me voy a otro donde sí’. Eso es lo importante, el tenerte a ti. Porque la fuente de donde viene la comida y el dinero no es el jefe ni es la empresa. Tú eres tu propia fuente de recursos, no ellos; ellos son una herramienta y un vehículo para que estos recursos vengan a ti. Es decir, cuando tienes tu estructura interna firme, mientras más íntegra seas y más te respetes a ti misma, más te respetarán los de alrededor.

AL TIPO QUE TE ENCANTA Natalia Price:

“Primero: conecta contigo, con lo que se siente bien para ti en todas las situaciones. ¿Qué sí y qué no te gusta? Porque cuando pensamos que la única forma de conectar con alguien es teniendo los mismos gustos, se nos van los límites de las manos y comenzamos a complacer. Y eso es construir relaciones en cimientos superinestables, porque todo es mentira: no estás conectando con la persona, estás dándole lo que quiere. Otra cosa: poner límites en relaciones no es una imposición, sino dejar saber lo que necesitas y crear claridad sobre cómo lo obtendrás. Por eso importa comprender qué hay detrás del límite. Por ejemplo: tu novio te pide no hablar con tu ex, pero ¿por qué necesita eso? Ah, pues resulta que le hace sentir insuficiente. Entonces hay otra necesidad más profunda: más tiempo contigo, más actividades juntos... Establecer límites en relaciones requiere ser muy honestos con una misma y el otro para no generar después el juego de ‘yo cedí en esta parte, ahora te toca’, sino una conversación donde el límite simplemente es y permite que su relación sea lo mejor que puede ser y cultive el amor”.

“Aprendes a sentir dónde está tu límite porque tu cuerpo te dice, porque adentro se siente incómodo”.

CONTENTS

es-mx

2023-09-01T07:00:00.0000000Z

2023-09-01T07:00:00.0000000Z

https://editorialtelevisa.pressreader.com/article/281556590371961

Editorial Televisa